Ir al contenido principal

Vamos a adquirir una silla de bebé, y a la hora de comprarla debes de tener en cuenta una serie de consejos, pero recuerda que lo principal es tener claras tus necesidades particulares, eligiendo una silla que se adapte a tu estilo de vida.



1. Peso

El peso de la silla del bebé nos puede dejar agotados si no lo elegimos convenientemente. Os aconsejamos que el peso de la estructura no sobrepase los 9 kilos.

El peso tiene mucho que ver con las ruedas ya que si las mismas giran bien, nos resultará muy ligero de manejar, pero si giran mal, nos será más pesado e incómodo.

2. Calidad del tejido

Te recomendamos que la silla que elijas esté hecha de materiales y tejidos suaves y transpirables, evitando materiales pesados ya que estos dificultan la transpiración del bebé. Además debemos procurar que sea un tela lavable, una silla con tela que puedas quitar y lavar es más fácil de mantener limpia y como nueva.

3. Reclinado

La silla debe incluir la posición de tumbado para los primeros meses, y al menos dos posiciones de reclinado más para cuando el niño crezca.

Es esencial que el niño vaya lo más cómodo posible, recuerda que las sillitas reclinables cumplen la función de comodidad y confort para el peque. A medida que el bebé va creciendo se modifican las condiciones de transporte ya que en los primeros meses sólo puede estar acostado en horizontal, y cuando el bebé asuma otras posturas, inclinado sobre el respaldo. Acerca del respaldo recomendamos un respaldo rígido que no se deforme con el plegado, y es siempre más ergonómica y saludable para el niño que está formando su columna vertebral y pasa demasiado tiempo sentado sobre ella.

4. La capota

Es es el primer elemento que usaremos ya que llevaremos en ella a nuestro bebé, hasta al menos los seis meses. Es preferible que la capota sea extraíble y tenga varias opciones de inclinación. Nos encanta pasear con los peques, salir a la calle y disfrutar del paseo, pero debemos evitar temperaturas excesivas, así usaremos la capota para proteger al niño del frío y la sombrilla para protegerle del sol.

5. Posibilidad de ponerlo de espaldas de la marcha.

Llevar al niño mirando hacia los padres tiene multitud de beneficios, es aconsejable ya que permite contacto visual constante con sus padres, y esto repercute en su desarrollo emocional y conductual. Los bebés que van mirando a sus padres se sienten más seguros, van más tranquilos por lo tanto disfrutan enormemente del paseo, mientras conversan con la miradas de sus padres.

Pero recomendamos comprar una silla que incluya las dos posiciones, así podrá ir descubriendo el mundo que le rodea.

6. Plegado

Buscaremos una silla donde su plegado no requiera esfuerzo. Si padeces problemas de espalda te conviene uno donde no tengas que usar más que las manos y nada de agacharte. Recuerda que los chasis a los que se les quita la hamaca siempre se adaptan mejor a un maletero que los que no.

7. Tipo de ruedas

El tipo de ruedas que deberemos elegir depende de la superficie en el que la silla de paseo vaya a ser utilizada. Las ruedas pequeñas y giratorias son apropiadas para pasear por superficies lisas y regulares, como las aceras de las ciudades, además favorecen los cambios repentinos de dirección. Las ruedas grandes se adaptan perfectamente a los terrenos irregulares, ideales para superficies bruscas.

8. Accesorios incluidos



Hay tantos accesorios para una silla como desees, pero bien sabes que no conviene ir demasiado cargado, ya que la silla te resultará muy pesada de manejar y por otro lado, también será más incómodo para el bebé. Te recordamos que según la marca, el cochecito vendrá con más o menos accesorios de serie por lo que es importante conocer cuales están incluidos en cada silla. Así, los accesorios que deben estar es todas las sillas son:

- Cesta de almacenamiento.

- Protectores para los días lluviosos.

- Cubrepies.

- Arneses.

9, Nivel de seguridad.

Debe cumplir con las normas de seguridad de la Comunidad Europea, tener un arnés de cinco puntos y un sistema de frenado o bloqueo fácil de activar. Un consejo, si tiene mecanismos peligrosos al alcance de las manos o los pies del bebé, mejor buscar otro tipo de cochecito.

10.Garantía y servicio post venta.

Una vez que has encontrado la sillita perfecta, revisa también la garantía y el servicio post venta de la tienda dónde la vas a comprar. Te aconsejamos que sea una tienda donde tengan una buena atención con el cliente y puedan resolverte todas tus dudas. Si decides comprar en una tienda online fuera de España, debes tener en cuenta varias cosas como que la composición del producto puede variar entre países, o que algunos accesorios pueden no estar incluidos. Se deberá verificar la información e incluso, los acabados pueden ser distintos. Las homologaciones pueden no ser válidas en España y además las instrucciones quizás no estén disponibles en español. En caso de avería o rotura en el envío, deberás enviar el producto a la tienda donde lo compraste afectando al plazo de espera.

Recuerda que cada familia necesita un cochecito adaptado a sus necesidades, así que tómate tu tiempo para rescatar toda la información posible y comprar la mejor silla para tu peque.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.