Ir al contenido principal

Sabios consejos para conseguir una buena niñera


Destinar el cuidado de nuestros niños en otra persona es una tarea que no debe tomarse a la ligera y suele resultar muy estresante. A la hora de seleccionar una niñera para que trabaje ya sea de forma permanente o de vez en cuando por algunas horas semanales, que colme tus expectativas y resulte de total confianza, te preparamos algunas pautas a seguir en el momento de la entrevista que te ayudarán a tomar la decisión final.



El momento de la búsqueda: entrevista y selección 

El tiempo es tu mejor aliado. Para encarar esta importante tarea y evitar errores que pueden ser graves, es fundamental contar con varios días e incluso semanas para dedicarse a la búsqueda y no caer en una selección superficial y apresurada. 

Siempre es mejor comenzar entrevistando personas recomendadas por otras personas, especialmente otras madres, que conozcan su desempeño en el cuidado de niños. Cuando esté frente a ti una candidata al trabajo no olvides pedirle referencias ya que de éstas obtendrás información clave para evaluarla de forma apropiada. 

También es importante tener en cuenta la edad de la niñera. No es conveniente que sea demasiado joven pues la falta de experiencia es, en este caso, una desventaja difícil de saldar. Contáctate con candidatas que ya puedan probar su experiencia como niñera e incluso, como maestra jardinera para que a la hora de quedarse con tus niños sepa como interactuar con ellos. 

Su higiene personal y su lenguaje corporal no son detalles menores puesto que tendrá contacto directo con tus hijos. Fundamentalmente, debes prestar atención a su modo de hablar, su presencia y su carácter. Recuerda que los chicos aprenden e imitan a quienes los cuidan y pasan tiempo con ellos.

No te guardes ninguna duda. Debes preguntarle abiertamente todo lo que necesites saber sobre la potencial niñera. Tienes que quedarte con el espíritu tranquilo y poder brindarle toda tu confianza desde el primer día. 

La etapa de prueba: conociéndola mejor

Obedece a tu intuición pero da igual importancia a las reacciones de tus niños; entrena a la niñera por un cierto período, en el que le enseñaras todo lo que deba saber para comprender las necesidades de tus hijos. 

Una buena iniciativa consiste en que te siga en las tareas diarias con los chicos y poco a poco, comienza por delegarle funciones como el cambio de pañales. 

Prueba dejar a solas a la niñera con tus hijos en la casa, primero estando tu también allí y luego, emprende salidas por corto tiempo (de media a una hora aproximadamente). Estas actividades son las que te garantizan que dejarás a tus pequeños en buenas manos cuando tengas que ausentarte por mucho más tiempo. 

Si bien nadie cuidará a tus hijos como lo haces tú, es primordial que te sientas segura de quien tendrá la responsabilidad de reemplazarte. Esto te garantizará el crecimiento de tus niños en óptimas condiciones y en equilibrio físico, psicológico, emocional y social y al mismo tiempo, tú podrás salir a trabajar y cumplir con tus obligaciones cotidianas sin que tu mente esté inquieta y con dudas permanentes como “¿Estarán bien los chicos en casa?”.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.