Ir al contenido principal

Algunas inquietudes sobre la Varicela en los bebes


Podría ser. La mayoría de los bebés obtienen anticuerpos de su madre contra el virus de la varicela durante el embarazo, por lo cual es poco común que un niño se enferme de varicela durante su primer año de vida. Los bebés que se contagian de varicela a esa edad, suelen tener un caso leve. 



La varicela causa una erupción o sarpullido en forma de granitos rojos que producen comezón. Estos granitos muy pronto se convierten en ampollas transparentes y llenas de fluido sobre una base de color rosa, y poco a poco desarrollan una costra seca encima de color café. A menudo surgen nuevas erupciones de ampollas a medida que progresa la enfermedad. 

La erupción aparece primero en el cuero cabelludo, la cara o el tronco. Después puede esparcirse por todo el cuerpo. Los niños suelen tener entre 250 y 500 ampollas, aunque a algunos sólo les salen unas pocas. 

Tu hijo probablemente estará cansado y tendrá un poco de fiebre. Es posible que no tenga hambre y quizás durante un par de días antes de que salga la erupción tendrá un poco de tos y mocos. La varicela suele durar entre cinco y diez días.

¿Cómo se contagió mi hijo de varicela? 
La varicela la causa el virus zoster de la varicela, que pasa de persona a persona muy fácilmente. Una persona infectada con varicela puede pasar el virus a otra si la toca después de tocarse las ampollas o de toser o estornudar en su mano. También puede transmitir el virus a través de las gotitas que expulsa al aire cuando tose y estornuda o incluso cuando respira. El virus también puede transmitirse por contacto directo con el fluido que hay dentro de las ampollas antes de que las cubra la costra. 

Generalmente las ampollas tardan entre 14 y 16 días en salir después de que una persona haya estado expuesta al virus, pero podrían salir en cualquier momento entre diez y 21 días después de la exposición. 

¿Es peligrosa la varicela? 
En niños sanos, la varicela es más una molestia que una enfermedad peligrosa. Sin embargos, en raras ocasiones, incluso niños sanos pueden desarrollar complicaciones graves, como una infección cutánea bacterial, pulmonía, o encefalitis, que es una inflamación cerebral. 

Si tu niño tiene varicela, llama al doctor si parece estar más enfermo de lo habitual en estos casos, si le sube la fiebre después de los primeros días, si la erupción se le pasa a los ojos, o si la piel de alrededor de la erupción se ve inflamada, muy roja o le duele. 

Si tu hijo tiene un sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad crónica como leucemia, o si está tomando una dosis alta de esteroides (para tratar su asma, por ejemplo), la infección puede causar graves complicaciones. Algunas medidas protectoras especiales, como una inyección de globulina inmune a la varicela zoster o la vacuna contra la varicela, sólo resultan útiles si se aplican poco después de que el paciente haya estado expuesto al virus. Si el sistema inmunitario de tu hijo está debilitado por algún motivo, llama al doctor inmediatamente al primer síntoma de varicela o incluso si simplemente tu hijo ha estado expuesto a alguien que tenía varicela. 

Los adultos que se enferman de varicela pueden ponerse muy enfermos y corren el riesgo de desarrollar complicaciones graves, como pulmonía. Si estás embarazada y nunca has tenido varicela, lee nuestro artículo sobre la varicela durante el embarazo y pregúntale a tu doctor qué precauciones deberías tomar si has estado expuesta al virus. 

¿Qué es el herpes zoster o culebrilla? 
El mismo virus que causa la varicela puede causar una erupción dolorosa que se llama herpes zoster o culebrilla. Cuando un niño tiene varicela, el virus se queda en su cuerpo y puede volver a aparecer muchos años después en forma de herpes zoster o culebrilla. Esto le sucede a uno de cada diez adultos que tuvo varicela de niño. 

¿Se puede prevenir la varicela? 
Sí. Ha habido una vacuna disponible desde 1995 y la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños reciban una inyección entre los 12 y los 15 meses de edad, y una segunda dosis entre los 4 y los 6 años. 

La vacuna no tiene muchos efectos secundarios en los niños sanos y consigue que el 95 por ciento de ellos no padezcan un caso grave de varicela. La vacuna no está recomendada si tu hijo tiene una reacción alérgica severa a la gelatina, al antibiótico neomicina o, cuando ya es mayor, si ha tenido una reacción severa a la primera dosis de la vacuna. 

¿Cómo puedo tratar la varicela de mi hijo? 
No lleves a tu niño a la guardería hasta que todas las ampollas tengan una costra dura, para evitar que transmita la enfermedad, y para darle tiempo a recuperarse. Desafortunadamente, los niños son más contagiosos durante el día o dos días anteriores a que salga la erupción, por lo general antes de que los padres sepan que su hijo está enfermo. 

Mientras tu niño se está recuperando, lo que más le ayudará es que suavizes su comezón en la medida de lo posible. Dale un baño tibio cada dos o tres horas. Disuelve en el agua del baño un poco de bicarbonato de soda o avena coloidal (que se hace específicamente para baños). También puedes usar copos de avena crudos. Ponlos dentro de una bolsa de tela fina, átala, y échala en la bañera. Después del baño aplícale loción de calamina en las áreas que le pican. 

Trata de evitar que tu hijo se rasque y se quite las costras, porque eso podría hacer su curación más lenta. Las heridas que no se curan bien pueden dejar cicatrices o producir una infección cutánea. Mantén las uñas de tu pequeño muy cortas. 

Usa acetominofén (paracetamol) o ibuprofeno para bajarle la fiebre. Nunca le des aspirina a tu hijo pequeño, porque podría desarrollar el síndrome de Reye, que es una condición poco común pero muy grave. 

Si tu hijo parece estar muy incómodo, pregúntale a su doctor si puedes darle un medicamento antihistamínico para suavizar la comezón. 

Los doctores pueden prescribir un medicamento antiviral llamado aciclovir para tratar la varicela, pero por lo general no está recomendado para niños sanos. Para niños que tienen un sistema inmunitario comprometido, sin embargo, el aciclovir puede ser crucial.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.