Ir al contenido principal

Importancia del ejercicio cardio vascular en el embarazo

En las primeras entradas sobre el ejercicio físico de este especial sobre belleza en el embarazo os hablábamos de como el ejercicio no debía restringirse en el embarazo ya que es beneficioso para el mismo y también que se podían realizar ejercicios de tonificación y elasticidad para mejorar el parto.



En esta nueva entrada vamos a hacer un especial sobre el ejercicio cardiovascular durante el embarazo, aunque si bien hemos dejado claro que el ejercicio cardiovascular es recomendado durante el embarazo, es importante que se consulte siempre con el medico si el ejercicio que quieres realizar es compatible con tu estado.

Por qué realizar ejercicio cardiovascular

Realizar ejercicio cardiovascular en cualquier etapa o estado de la vida conlleva un fortalecimiento del corazón, los pulmones y mantiene la tonificación muscular, y esto último en esta ocasión es muy importante cuando se está embarazada porque ayuda mucho a la hora de realizar el parto.

Muchos de los beneficios del ejercicio en el embarazo ya los hemos descrito en el primer post de esta serie y en concreto realizar ejercicio cardiovascular te ayudará a disminuir los dolores de espalda, el estreñimiento, las molestias digestivas como la acidez estomacal y la indigestión y la hinchazón e inflamación de ciertas zonas del cuerpo.

También es saludable debido a que aumenta el nivel de energía, modifica la postura, otorga mayor resistencia a los músculos y aumenta la capacidad para sobrellevar la labor de parto. Por su parte, está comprobado que el realizar actividad física durante éste período ayuda a evitar la diabetes gestacional.



Cuando no hay que hacer ejercicio cardiovascular

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no se puede pasar de un estado de falta de ejercicio cardiovascular a realizarlo diariamente, así que si este es tu caso, lo correcto es que el primer trimestre te vayas adaptando y sólo realices caminatas, natación moderada o yoga de iniciación.

Además si tienes alguno de los siguientes síntomas es bueno que interrumpas la realización de cualquier ejercicio cardiovascular: hemorragia vaginal, dificultades o esfuerzo para respirar antes de emprender la actividad física, mareos, dolor de cabeza, molestias en el pecho, debilidad muscular, dolor o hinchazón en las pantorrillas, reducción en el movimiento del feto o pérdida de líquido por la vagina.

Tipo y duración del ejercicio cardiovascular

Lo más importante a la hora de saber elegir el tipo de actividad a realizar como ejercicio cardiovascular es usar la lógica y esto es sencillo, cualquier deporte de impacto no es nada recomendable ni tampoco aquellos en los que para realizarlo se necesita realizar saltar ó movimientos bruscos (olvídate de spinning, aerobic, gap, body pump, btt, carrera de montaña…)

Por tanto lo ideal es realizar ejercicios como la natación, la carrera moderada o la marcha, y con una duración no superior a los 30 minutos diarios todos los días de la semana. Si antes de quedarte embarazada ya realizabas estos deportes debes moderar mucho la intensidad y realizarlo a un ritmo controlado y moderado sin grandes esfuerzos.



El ejercicio cardiovascular y el feto

Se han realizado estudios varios para determinar si la realización de ejercicios cardiovasculares tenga efectos perjudiciales para el feto y no han conseguido ninguna evidencia de que sea perjudicial, al igual que tampoco tiene riesgo de provocar un aborto espontáneo o aumentar el riesgo de un embarazo complicado.

Por el contrario, todos los estudios han demostrado que el ejercicio físico no va a hacer que el bebé tenga menos peso al nacer, sino todo lo contrario, hay casos en los que incluso la realización del mismo de una forma ordenada y moderada puede ayudar a aumentar el peso del bebé al nacer. Además hace que la placenta aumente de tamaño con lo que se mejora el suministro de nutrientes y oxigeno al bebé.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.