Ir al contenido principal

Beneficios de comer pezcado en el embarazo y para nuestros hijos


Comer pescado le aporta a UD y a los suyos proteínas de calidad tan buenas como las de la carne o el huevo. Además, el pescado blanco apenas contiene grasa y el azul posee grasas insaturadas con reconocidos beneficios para la salud del corazón. Con los pescados todo son ventajas, ya que las propiedades nutritivas de estos alimentos les otorgan efectos beneficiosos para nuestra salud, por lo que consumirlos, dentro de una dieta sana y equilibrada, nos sirve, además de para disfrutar de sus variados sabores, para prevenir diversas enfermedades.

Las innumerables especies de pescado a las que tenemos acceso, las múltiples posibilidades que ofrece el pescado en la cocina, junto con sus interesantes características nutritivas, lo convierten en un alimento obligado en la dieta de toda la familia, y recomendable para cualquier edad. Interesante, ¿no?

El pescado es un alimento suave, tierno y fácil de digerir. Estas características se las debe a sus proteínas poco fibrosas y a su bajo contenido en colágeno, si lo comparamos con el que contiene la carne. ¿Había oído alguna vez hablar del colágeno? El colágeno es una proteína del tejido conjuntivo presente en la piel, los tendones y los cartílagos, que aporta dureza allí donde abunda. Dado que el pescado tiene poco colágeno, resulta más fácil de digerir, lo que hace que sea un alimento indicado en la dieta de cualquier persona, y en particular en la de niños y niñas. Además, si tenemos en cuenta la cantidad de grasa, los pescados magros son más fáciles de digerir que los pescados grasos o azules. Tal vez por esta razón los pescados grasos o azules producen “pesadez” de estómago en los pequeños, aunque puede que se deba a que se los comen siempre fritos o rebozados, y por tanto con mucha más grasa.

Pero tiene espinas y puede resultar algo falto de sabor, por eso los niños se resisten a veces a comerlo, En sus manos está convertirlo en un plato apetitoso para su hijo.

El pescado es un alimento con muy buena dosis de proteínas, ¡mayor en los mariscos y los pescados grasosos o azules! Si cree que el pescado tiene menos proteínas que la carne, se equivoca. Los pescados contienen una cantidad similar de proteínas que la carne y el huevo, y se dice que las proteínas de estos alimentos son de alto valor biológico. Pero ¿sabes qué significa esto? Las proteínas de alto valor biológico son aquellas que contienen todos los aminoácidos esenciales, sustancias que el organismo no puede fabricar y que necesita que se las aportemos por medio de los alimentos. Las proteínas son los nutrientes más necesarios para que los músculos y los órganos crezcan y se desarrollen. Y sus hijos las necesitan en su justa medida, para crecer correctamente.

El pescado grasos o azul es necesario porque sabe que al comerlo toma una buena dosis de “grasa buena”, rica en ácidos grasos poliinsaturados, en concreto ácidos grasos omega 3. Estas sustancias son capaces de aumentar el HDL o “buen colesterol” y reducir el LDL-c o “mal colesterol”, así como el colesterol total y los triglicéridos sanguíneos. Por tanto, si come pescado esta previniendo enfermedades del corazón. Y por eso, comer pescado le hace bien a UD y a los suyos.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.