Ir al contenido principal

Ten cuidado con las piscinas inflables



Las piscinas hinchables son un entretenimiento indudable en verano, cada vez más extendido. Pero hay que tener cuidado, porque cuando hablamos de agua y niños siempre existen riesgos. Las piscinas hinchables pueden ser peligrosas y muchos niños mueren ahogados en ellas cada año. Dos minutos son suficientes para que se ahogue un niño en la piscina.
Esa es la conclusión de un nuevo estudio llevado a cabo en el Centro para Investigación y Política de Lesiones del Hospital Infantil Nacional en Ohio, Estados Unidos. Según los científicos, un niño se ahoga en una de estas piscinas cada cinco días durante el verano en ese país.
Como las piscinas hinchables son económicas y son fáciles de usar, se han convertido en un entretenimiento cada vez más común en muchos hogares. Nosotros tenemos una pequeñita que las niñas utilizan muchos días de verano. Pero nunca lo hace sin supervisión adulta.
Y ahí reside una de las claves para conseguir que el baño en la piscina inflable sea seguro, una supervisión constante y otras medidas de seguridad para evitar descuidos. Aprovechamos para recordaros los consejos de seguridad en la piscina.
Los investigadores encontraron que la mayoría de los casos de ahogamiento en piscinas portátiles e inflables involucran a niños menores de cinco años (94%) y ocurren en sus propios patios o jardines durante los meses de verano.
El doctor Gary Smith y su equipo investigaron las circunstancias de todas las muertes por ahogamiento en piscinas portátiles e inflables de niños menores de 12 años desde 2001 a 2009 en Estados Unidos.
Los resultados, publicados en la revista “Pediatrics”, mostraron que la mayoría de las muertes se debieron a “lapsos breves en la supervisión” y otras resultaron cuando los niños “encontraron formas de superar las barreras que se habían colocado para mantenerlos seguros”:
En el 18% de los casos, una interrupción breve en la supervisión, como socializar con los vecinos, contestar el teléfono o llevar a cabo otras tareas, fue suficiente para que el evento de inmersión ocurriera.
Otras medidas para evitar un ahogamiento serían evitar que los niños tengan acceso a la piscina cuando el adulto no está presente (aunque sean sólo unos minutos), mantener seguros a los niños cuando están dentro de la piscina y estar preparados para responder a la emergencia si ocurre una lesión por inmersión.
Los investigadores encontraron también una “falta de accesibilidad” a las herramientas de prevención de ahogamiento, como vallas de seguridad para aislar a las piscinas, cubiertas de seguridad, escaleras portátiles y alarmas diseñadas específicamente para este tipo de piscinas. Muchos de estos accesorios son demasiado costosos, no están disponibles o sencillamente los compradores ni saben que existen.
Después de conocer un par de casos de niños ahogados en piscinas (aunque no hinchables) tengo muy claro que ni en el mar ni en la piscina (ni en casa con piscina) se puede dejar a los niños sin supervisión.
Las piscinas hinchables pueden ser peligrosas, y para que sean seguras a la par que divertidas habremos de estar con cuatro ojos y procurar que éstas cumplan todas las medidas de seguridad.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.