Ir al contenido principal

Lo que les sucede a los ellos cuando serán padres

“Tiene las hormonas alteradas”. Esta frase, a menudo cargada de connotaciones machistas y de incomprensión, y detrás de la cual se esconde la proverbial incapacidad masculina de entender el universo femenino, no puede aplicarse exclusivamente a la mujer como sucede hasta ahora. 

Es un prejuicio con los días contados. Ni siquiera cuando están en una de las etapas más bellas y plenas de la existencia femenina, es decir, en el transcurso del embarazo, después de dar a luz y durante la lactancia, pueden las mujeres librarse de las alusiones a sus alteraciones hormonales, utilizadas los hombres para “explicar” algunas de sus conductas.

Pero ahora se ha descubierto que cuando llegan los hijos al seno de una pareja, las hormonas no sólo revolucionan el organismo de la madre, sino también el del padre, aunque no haya llevado en su vientre al recién nacido. 

Cambios en los estados de ánimo, que pueden oscilar entre la tristeza, la apatía y la euforia. Alteraciones en el sueño y los hábitos alimenticios. Aumento del peso, retención de líquidos y vaivenes en la temperatura y sudoración corporal. 

“Son algunos de los síntomas más habituales, caracterizados sobre todo por las fluctuaciones de diverso grado y duración en el funcionamiento del organismo y de la mente, que sufren las mujeres durante la gestación y después del parto, debido a que sus glándulas endocrinas liberan una cascada de sustancias hormonales en su torrente sanguíneo”, explica la doctora María Esther de la Paz, medica experta en medicina naturista. 

Según De la Paz, durante la gestación y la etapa inmediatamente posterior, la mujer también sufre oscilaciones en los ritmos biológicos y funciones fisiológicas, como la digestión y la actividad intestinal, debido a sus fluctuaciones hormonales. 

Pero las hormonas pueden jugar buenas y malas pasadas no sólo a la flamante madre, sino también al padre, según muestra una investigación de las universidades de Yale (Estados Unidos) y de Bar-Ilan (Israel), coordinada por la neuróloga Ruth Feldman, que revela que en el cerebro de los hombres ocurre algo muy similar a lo que sucede en el de la mujer cuando viene un hijo al mundo. 

LAS HORMONAS QUE INUNDAN AL HOMBRE 

Al nacer un hijo, en el cerebro de los progenitores aumentan los niveles de hormonas, sobre todo la oxitocina, la hormona que ayuda a la mujer durante el parto a contraer el útero y responder a las exigencias del recién nacido, y la prolactina, fundamental para estimular la lactancia materna, de acuerdo al estudio de Feldman, que ha recogido el diario italiano La Repubblica. 

Cuando los padres tienen a su pequeño en brazos aumenta en su organismo la producción de oxitocina y prolactina, las cuales actúan sobre la amígdala cerebral, relacionada con las emociones, y contribuyen a la establecer las relaciones afectivas, lo cual influye en sus sentimientos y pensamientos respecto del bebé. 

Para su investigación, la neuróloga comprobó el nivel hormonal de 43 padres durante los seis meses siguientes al nacimiento de los hijos, lapso durante el cual estudió su capacidad para tranquilizarlos, jugar con ellos y entender sus necesidades, la cual fue mayor en aquellos con sus niveles hormonales más elevados. 

Según Feldman, muchos padres se muestran desinteresados en la paternidad hasta que tienen al bebé en sus brazos y sufren un cambio en los sentimientos, una inesperada tempestad emocional. 

El aumento de la oxitocina, cuando los padres y madres viven el primer nacimiento es incluso superior, aunque ambos progenitores reaccionan de modo diferente frente a estos impulsos hormonales: las madres desarrollan un mayor sentido de la protección, en tanto que los varones se muestran más predispuestos a jugar con el nuevo hijo. 

Para la doctora Feldman, es probable que a medida que aumenta el tiempo que los padres pasan con su hijo y progresa la capacidad del niño para interactuar con ellos, la prolactina y la oxitocina aumenten en la mujer y el hombre para dar respuesta a las necesidades del recién venido al mundo.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.