Ir al contenido principal

La genética como causa de obesidad infantil


Investigadores de EE. UU. han identificado variantes genéticas que aumentan el riesgo de obesidad infantil.

Los autores del estudio analizaron los genomas de miles de niños obesos y de un grupo de control de niños delgados en busca de variaciones en el número de copias, es decir, duplicaciones o eliminaciones de secuencias de ADN, Las variaciones que hallaron son poco comunes en la población general, aunque la gente que tiene dichas variaciones está en riesgo muy elevado de ser obesa, informaron.
"Hallamos que las variaciones en el número de copias eran exclusivas de los niños obesos de dos etnias, los estadounidenses de origen europeo y los estadounidenses de origen africano", aseguró en un comunicado de prensa del Hospital Infantil de Filadelfia Struan F.A. Grant, líder del estudio y director asociado del Centro de Genómica Aplicada (CAG) del hospital.
De las 17 variaciones que los investigadores hallaron en niños estadounidenses de origen europeo obesos, ocho también se presentaban en niños estadounidenses de origen africano obesos.
"Debido a que muchas variantes genéticas tienen frecuencias distintas en grupos étnicos diferentes, detectar estas mismas variaciones en el número de copias en ambos grupos, exclusivamente en sujetos obesos, fortalece la probabilidad de que estas variaciones realmente tengan que ver con el desarrollo de la obesidad", señaló en el comunicado de prensa el Dr. Hakon Hakonarson, colíder del estudio y director del CAG.
Aunque los hallazgos no tienen implicaciones inmediatas para el diagnóstico y el tratamiento, los autores del estudio anotaron que sí añaden evidencia a que los genes contribuyen a la obesidad infantil.
Los hallazgos del estudio se publicaron en la edición en línea del 14 de octubre de la American Journal of Human Genetics.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Natacion en los bebes, como practicarla

No hay nada más gratificante que practicar en familia actividades tan refrescantes como lanatación y los juegos acuáticos. Apetecibles, saludables, divertidos y sin límite de edad. ¿Y los bebés? Recordemos que la flotación es el primer ejercicio del feto en el útero de la madre rodeado de líquido amniótico. Aprovechar esta familiaridad con el agua reporta grandes beneficios en el desarrollo del niño. La natación es una actividad muy saludable para el organismo, que estimula a las personas tanto física como intelectualmente. Además, nadar es un ejercicio muy completo y terapéutico. Y una razón más para practicarlo: fortalece el sistema inmunológico. Cualquier elección es acertada, mar o piscina, siempre que se extremen las medidas de precaución y seguridad. Atención: no confiarse aunque los niños sepan nadar. ¡Feliz chapuzón!