Ir al contenido principal

El arte y los niños

Los pequeños que realizan actividades artísticas desde la primera infancia obtienen diversos beneficios físicos y emocionales.
 
Fomentar el arte en la infancia no significa crear pintores o bailarines, sino dar estrategias que formen seres humanos con más capacidad para desenvolverse socialmente. “Es decir, observar el mundo de una manera diferente que le va a permitir proponer y generar ciertos recursos, para hacer evidente su sensibilidad. Tener la capacidad de abordar una serie de circunstancias que a veces nos deshumanizan”, dice Felipe Sepúlveda, artista y pedagogo de los centros educativos AeioTü, de la Fundación Carulla. También asegura que se incentivan el diálogo, la practicidad y el respeto por el entorno.
La buena crianza no significa solamente imponer normas y disciplina, sino brindar herramientas para un sano desarrollo emocional y físico, pues de los 0 a los 5 años el tejido neuronal de los pequeños se está formando y “por medio del arte se potencia y se generan redes más fuertes en el cerebro”, explica Sepúlveda.
Pero, además de estimular sus capacidades intelectuales, el arte es una forma de comunicación entre padres e hijos. Lina María Idárraga, pedagoga escolar especialista en artes escénicas para niños, asegura que a través de la pintura, los dibujos, los juegos con plastilina o, incluso, el baile, los padres  pueden conocer lo que inquieta a sus hijos, pues “muchos se quejan de que en la edad preescolar no les hablan y responden a todo con monosílabos. Entonces se quedan sin saber cómo les fue en el colegio o qué comieron al almuerzo”. Pero si entran en un juego de interacción, confianza y diversión, se darán cuenta, a través de esas expresiones, lo que quieren averiguar de sus hijos.
Mónica Pacheco, directora artística de la Escuela de Ballet Ballarte, asegura que la práctica de cualquier arte aumenta la capacidad de expresarse, frente a los pequeños que se limitan a las labores escolares. Por ejemplo, un niño puede empezar a plasmar sus pensamientos en un papel y luego verbalizarlos; es decir, compartirlo con su entorno.
Incluso, se aumenta su autoestima y confianza. “Cuando los niños salen de la Escuela se nota un cambio en su personalidad, por el sentido que les da pararse en un escenario”.
 
Herramienta de aprendizaje

El arte es una estrategia pertinente para la educación en todas las áreas. En la primera infancia se potencia el pensamiento creativo, reflexivo y crítico. Es una herramienta de aprendizaje que estimula la capacidad de crear e innovar.  
 Bruno Lázzaro, presentador del programa Artzooka, de Discovery Kids, asegura que el arte estimula todos los sentidos. “Te hace pensar con cada parte del cuerpo, porque, por ejemplo, si debes hacer una rueda de pintura, puedes probar con los pies; además, estás estimulando la visión. Si haces una máscara con sobras de desayuno, entonces también usas el olfato”.
 
El arte puede hacerse de mil formas; cada niño lo interpreta a su manera. “Es tratar de tener metas y lograrlas, que entiendan que está bien probar. Un pequeño puede pintar a un muñeco hasta con 20 ojos, si le parece”.

Los beneficios no están solo en esta área. También favorecen el desarrollo físico. Sepúlveda explica que los niños reconocen su cuerpo a través del arte, gracias a estrategias como la arteterapia. 
Con este método, consciente o inconscientemente, expresan sus gustos, molestias, sentimientos y frustraciones. La técnica es empleada por terapeutas para trabajar en el mundo interior de los chiquitos.
“Las investigaciones demuestran que el 70 por ciento de los niños que hacen actividades físicas son más receptivos en el área cognitiva, porque desarrollan otras zonas del cerebro frente a los niños sedentarios”, explica Mónica Pacheco.  Además, se activa el equilibrio, se hace mayor trabajo cardiovascular y respiratorio y se  incrementa su motricidad. 
 
Arte en casa

Felipe Sepúlveda aconseja a los padres cómo estimular las habilidades artísticas de sus hijos, de una manera sencilla y práctica:
• Use diversos materiales de acuerdo con el desarrollo del niño para una exploración temprana: lápices, marcadores, papeles, colores. Luego, cuando esté más grande, puede incursionar en el mundo de la pintura con brochas y pinceles. 
• No siempre necesita comprar elementos de trabajo. El cuerpo por sí solo es una estrategia de aprendizaje. La danza y el juego con las sombras permiten crear espacios para que el menor se descubra físicamente.
• Es útil el trabajo con materiales abiertos, que no sean estereotipados y que estimulen la capacidad creadora del niño. Por ejemplo, los elementos reciclados y las piezas que no tienen figuras prediseñadas. Es interesante que el niño construya, cree y potencie su imaginación. (Ver artículo ‘Hecho a mano’, pág. 40). 
 
Danza y artes escénicas   

La danza es una de las disciplinas artísticas más completas, dice Mónica Pacheco, directora de la escuela de ballet Ballarte. “Les permite estar en contacto con la gente, aprenden a trabajar en equipo, se forma su carácter, pues siguen instrucciones y aprenden a conciliar con sus compañeros”.
Además, les permite a los niños desarrollar habilidades para expresarse y resolver conflictos. Incluso, tiene un impacto muy fuerte en el desarrollo cognitivo y físico.
Según  Bruno Lázzaro, presentador del programa Artzooka, de Discovery Kids, “el baile estimula la coordinación, libera energía y mejora los estados de ánimo”.
Las artes escénicas también permiten descubrir desde temprana edad las habilidades para bailar, cantar y actuar.
“Desde muy chiquitos, los niños pueden actuar en escenas sencillas”, opina Lina María Idárraga, pedagoga en artes escénicas para niños. A los más pequeños se les enseña a manifestar sus emociones a través de los gestos; a los 2 años se involucran todas las partes del cuerpo y a los 3, ya se hacen montajes teatrales. Pero es a los 4 años cuando pueden salir solos al escenario y disfrutar al máximo el proceso creativo que involucra la solución de conflictos, pues “todos quieren hacer el mismo papel, participar en la misma escena. Finalmente, aprenderán a comunicarse con sus pares, a aportar ideas y a estimular la creatividad”, dice esta experta.       
 
Artes plásticas
Lo más importante es conocer en qué momento del desarrollo está el niño, sugiere el artista y pedagogo de la Fundación Carulla, Felipe Sepúlveda. A partir de allí, se promueve una serie de experiencias, como el dibujo.  Es clave brindarles buenas herramientas (papel, lápiz, colores, marcadores) y darles opciones para que elija cómo desea expresarse. Conocer al niño le permite al adulto enfocarse en sus necesidades. Por ejemplo, si quiere encontrar un trazo detallado o firme.  Las artes plásticas fortalecen su trabajo manual y optimizan la coordinación visomotora y visomanual. Trabajar con los colores y las luces permite, además, potenciar la capacidad de atención del pequeño.

Si el trabajo se realiza en el aula, Sepúlveda aconseja que se haga a través de la lúdica y con la autonomía del alumno.    

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.