Ir al contenido principal

Métodos para inducir el parto

Inducción del partoSobrepasar la fecha estimada de parto es algo muy común. Se estima que siete de cada diez bebés nace después de la fecha prevista, que se calcula alrededor de la semana 40 de embarazo. La mayor parte de las mujeres se ponen de parto entre la semana 37 y la semana 42 de su embarazo, motivo por el que la mayoría de los profesionales de la salud prefieren esperar hasta la semana 42 de gestación, antes de comenzar a considerar que el embarazo está pasado de fecha. 

Motivos para inducir el parto

Siempre debe existir un motivo de salud que justifique la inducción del trabajo de parto. Esta decisión nunca depende de la mujer embarazada, sino del equipo médico que la atiende, ya que debe estar basada en un diagnóstico certero, que justifique que es necesario finalizar el embarazo, porque su continuación puede ser peligrosa para la salud de la mamá o el bebé.
Los factores de riesgo más frecuentes para inducir el parto son la presencia depreeclampsia, la rotura prematura del saco amniótico, el retraso del crecimiento fetal, ciertas enfermedades maternas graves (como hipertensión, diabetes y nefropatía, entre otras), la muerte fetal, el embarazo cronológicamente prolongado y, en algunos casos, ciertos factores psicosociales.

Riesgos de la inducción temprana

Cuando la inducción del trabajo de parto se lleva a cabo antes de tiempo, el riesgo más frecuente es el parto prematuro, que tiene lugar cuando se realiza la inducción sin una evaluación correcta de las semanas de embarazo, debido a un error de cálculo de la fecha probable de parto. Otros riesgos incluyen la cesárea cuando fracasan los métodos de inducción y no se produce la dilatación; la endometritis puerperal, una infección uterina por maniobras realizadas durante la inducción; las contracciones anormales y el sufrimiento  fetal agudo producido por una falta o disminución en la oxigenación del bebé, desgarros en el útero y hemorragias.

Métodos de inducción hospitalaria

En la actualidad, se prefiere que la naturaleza siga su curso normal e intervenir lo menos posible. Sin embargo, cuando la finalización del embarazo es necesaria por motivos de salud, existen varios métodos de inducción del parto, que se llevan a cabo en un centro hospitalario. Su finalidad es iniciar las contracciones que provocarán el parto.

- Separación de las membranas. Consiste en despegar las membranas durante un examen vaginal. El ginecólogo introduce un dedo en el orificio cervical y mediante un movimiento circular del dedo que examina se despega el polo inferior de las membranas del segmento uterino inferior. Esta intervención tiene la capacidad de iniciar el trabajo de parto al aumentar la producción local de prostaglandinas y, por lo tanto, reducir la duración formal del trabajo de parto. En todos los casos, no evoluciona con éxito.
- Rotura artificial del saco amniótico. La amniotomía o ruptura deliberada de las membranas puede ser usado como único método para la inducción del trabajo de parto y se realiza mediante una incisión en el saco amniótico. 
- Administración de prostaglandinas. La prostaglandina es una hormona que se administra, generalmente, en forma de óvulos o geles vaginales cuya función es preparar el cuello del úteropara el inicio del parto.
- Administración de oxitocina. Esta hormona sintética se administra mediante un goteo intravenoso continuo. La dosis del goteo se irá aumentando lentamente hasta que el parto evolucione sin complicaciones. Debido a que puede provocar unas contracciones uterinas muy fuertes, su empleo se combina con la anestesia epidural para una mejor tolerancia del dolor. La oxitocina es el agente inductor que más se usa en todo el mundo.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Natacion en los bebes, como practicarla

No hay nada más gratificante que practicar en familia actividades tan refrescantes como lanatación y los juegos acuáticos. Apetecibles, saludables, divertidos y sin límite de edad. ¿Y los bebés? Recordemos que la flotación es el primer ejercicio del feto en el útero de la madre rodeado de líquido amniótico. Aprovechar esta familiaridad con el agua reporta grandes beneficios en el desarrollo del niño. La natación es una actividad muy saludable para el organismo, que estimula a las personas tanto física como intelectualmente. Además, nadar es un ejercicio muy completo y terapéutico. Y una razón más para practicarlo: fortalece el sistema inmunológico. Cualquier elección es acertada, mar o piscina, siempre que se extremen las medidas de precaución y seguridad. Atención: no confiarse aunque los niños sepan nadar. ¡Feliz chapuzón!