Ir al contenido principal

Consejos para los bebes prematuros

Si hace unas décadas se pensaba que sacar adelante a un bebé prematuro era cuestión de incubadora y de engorde, hoy día ese concepto ha variado muchísimo, debido entre otras cuestiones al método madre-canguro y otros descubrimientos. Gracias a todo ello, hoy cuidar a los prematuros es una cuestión mucho más “humana”.

Cada vez nacen y sobreviven más niños prematuros, procedentes de gestaciones múltiples o no. Alrededor de nueve de cada 100 niños nacen prematuros, lo que significa que en España nacen antes de tiempo más de 30.000 niños cada año.

Actualmente, sobreviven casi todos los que pesan más de 1.000 gramos al nacer, aunque ese gran logro por el que sale adelante una vida humana frágil necesita mucho apoyo y una ayuda que no siempre es sencilla.

Las necesidades físicas del bebé prematuro no son menos importantes que sus necesidades emocionales, pues son pequeñas personas delicadas que necesitan afecto y contacto humano.

Me ha encantado un artículo clarificador y lleno se sensibilidad en el que el doctor Juan Casado, jefe de Pediatría del Hospital Niño Jesús de Madrid, analiza las necesidades de los bebés prematuros, poniendo el acento en que cuidarlos es todo un “arte”, y que hay que atender a todos sus sentidos.

En él señala que los niños prematuros son muy sensibles al ruido y la luz, y por ello el entorno al nacer ha de ser lo más respetuoso posible. Por ejemplo, las incubadoras deben estar tapadas con paños gran parte del día, para evitar que la luz natural o artificial les impida descansar.

También hace hincapié en los beneficios de la música tenue para los prematuros, especialmente la clásica, por ejemplo la de Mozart, que genera confort y como vimos conlleva beneficios para el bebé: descenso de la frecuencia cardiaca, menor actividad metabólica y, en consecuencia, mayor ganancia de peso.

El olfato y el tacto también son importantes en los recién nacidos prematuros, que huelen la leche materna o sienten que su madre o padre le tocan, le acarician o están en contacto piel con piel gracias al método canguro.

Los más pequeños, incluso los que pesan menos de un kilo, sienten dolor, por ello no se les puede pinchar, molestar ni ponerles en posturas incómodas, porque no tienen autonomía para moverse, y se les debe intentar calmar el dolor, por ejemplo dándoles de comer, un biberón, mejor con leche materna, mientras se les practica el procedimiento doloroso (la succión de alimento libera morfina endógena).

Afortunadamente esta vertiente emocional y humana se tiene cada vez más en cuenta en los hospitales, que desarrollan programas como el del Hospital 12 de octubre de Madrid para humanizar el tratamiento a los bebés prematuros.

Os recomiendo la lectura del artículo de Juan Casado para aproximarnos al mundo de los cuidados de los bebés prematuros, a sus necesidades físicas y afectivas, a sus logros, y entender un poco mejor lo que se puede hacer para que estos bebés salgan adelante.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.