Ir al contenido principal

Consejos para ayudar a nuestros bebes en la limpieza de los dientes


Con la aparición de los primeros dientes de leche ya debemos estar atentos a una correcta higiene bucal a través de un suave cepillado. Evidentemente, en esos momentos necesitan de nuestra ayuda, pero, ¿cómo podemos animar a los niños a que se laven los dientes?

Esto no significa que tengan que hacerlo solos enseguida. Es más, con el paso de los años, y si no queremos que se adelanten las visitas al dentista, deberíamos ayudarles y hacer “repasos” o limpiezas concienzudas con ellos en muchas ocasiones hasta que la técnica sea la correcta y tengan la destreza suficiente para hacerlo ellos solos correctamente.

Pero un niño de dos años ya puede empezar a lavarse los dientes, y vamos a ver algunos consejos para que tengan ganas de hacerlo.
  • Prediquemos con el ejemplo. Sabemos que los pequeños hacen lo que ven en sus padres. Si nosotros habitualmente nos lavamos los dientes, que ellos lo vean es buena idea, y que vean que lo hacemos con gusto y después de lavarnos la boca estamos contentos con el resultado. La curiosidad y la imitación hará que pronto, mucho antes de los dos años, quieran coger su propio cepillo de dientes.
  • Es importante precisamente hablarles de los buenos resultados, de los que se ven y de los que no. Igual que a un niño recién bañado se le puede alabar el buen olor, la piel limpia, el pelo brillante… de la boca podemos destacar “qué bien huele”, “cómo brillan los dientes”, “qué sonrisa más bonita”...
  • Y, aunque no es cuestión de asustarles, sí de modo realista y siempre adaptándonos a su comprensión, decir todo lo que podemos prevenir con una boca sana. Expliquémosles por qué la higiene bucal es importante. Adecuándonos a su nivel, han de saber que una buena salud está también en la boca, y que descuidarla supondría dolor y otras molestias e inconvenientes.
  • Que nos ayuden a cepillar nuestros dientes. Del mismo modo que nosotros les ayudamos a ellos, los pequeños también estarán deseando ayudarnos a nosotros: permitámosles que nos “ayuden” a lavarnos los dientes en alguna ocasión, haciendo de ello un juego saludable.
  • El cepillado como parte de una rutina. Si nos olvidamos cada dos por tres de lavarle los dientes, lo tendrán como algo excepcional. Para que el hábito se establezca correctamente, sería deseable que se establezca una rutina diaria, después de cada comida.
  • Es bueno que el niño se vea mientras se lava los dientes. Podemos utilizar un taburete para que esté a la altura del espejo del baño y así también llegue el lavabo (siempre con nuestra ayuda y presencia ara evitar accidentes).
  • Cepillarnos los dientes juntos. Precisamente frente al espejo es un buen lugar para vernos juntos realizando esta tarea.
  • A pesar de que hay que dejarlos que se laven los dientes, como decimos tenemos que ayudarles. Compartir el lavado (tú primero, después yo repaso) es una buena idea hasta que el niño sea mayor, como hemos comentado al principio.
  • Tal vez para algunos niños, los más apresurados e impacientes, sea buena idea tener un pequeño marcador de tiempo (cronómetro, reloj de arena) que llame su atención y logre que sean más pacientes a la hora de estar el tiempo suficiente lavándose los dientes.
  • Acompañar el momento del cepillado de una música o canción que guste a los niños, si es que son muy reacios a lavarse los dientes.
  • A mi hija mayor le encanta un juego online del que os hablé, en el que una niña tiene que limpiar los restos de comida que quedan en los dientes.
  • Después, cuando yo le ayudo, ella sigue muy interesada mis indicaciones acerca de toooodo lo que voy “eliminando” de sus dientes (básicamente, un repaso de todo el menú). Un pequeño juego que hace el momento más ameno.

Como vemos, existen muchos modos de animar a los niños a que se laven los dientes y establezcan este hábito com parte de un modo de vida saludable. Lo principal, como tantas veces en nuestros logros como padres e hijos, es la paciencia, la ayuda al pequeño y el acompañamiento.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.