Ir al contenido principal

El aborto y la salud del corazón

El aborto espontáneo o aborto natural se define como la pérdida de un embarazo de menos de 20 semanas de gestación por causas no provocadas intencionalmente. Si los abortos espontáneos se repiten en la mujer, podrían ser un indicador de mala salud cardiovascular.

Según un reciente estudio, esta circunstancia multiplica por cinco las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio, en el caso de ser más de tres los abortos naturales. Los datos muestran que, aunque en menor medida, también haber dado a luz a un bebé sin vida podría aumentar las posibilidades de padecer un problema coronario a lo largo de la vida.

Los autores, dirigidos por Elham Kharazmi, del Centro Alemán de Investigación en Cáncer de Heidelberg (Alemania), señalan que ambos problemas son predictores específicos de infarto de miocardio, por lo que deberían considerarse como indicadores significativos para llevar a cabomedidas preventivas.


Los datos del estudio

Este equipo realizó un seguimiento durante aproximadamente diez años a más de 11.500 mujeres que, previamente, habían participado en un completo estudio europeo sobre el impacto de la dieta y los hábitos de vida en el desarrollo de enfermedades, fundamentalmente el cáncer.

A través de varios cuestionarios, los científicos analizaron, entre otras cuestiones, si las participantes habían sufrido algún aborto, si habían parido algún bebé sin vida, o si habían interrumpido voluntariamente sus embarazos. Además, utilizando datos médicos, también comprobaron si habían sufrido algún problema cardiovascular a lo largo del seguimiento.

De las 2846 mujeres que habían sufrido abortos espontáneos (el 24%), un total de 69 había padecido esta circunstancia en repetidas ocasiones. Otro 18% de la muestra había abortado de forma intencionada, mientras que un 2% había dado a luz a un niño muerto.
Más de tres abortos espontáneos

Durante los 10 años supervisados, 82 mujeres sufrieron un ataque al corazón y 112 padecieron un infarto cerebral. Al cruzar los datos disponibles, los investigadores comprobaron que un historial de abortos recurrentes (más de tres) se asociaba con un riesgo mucho más alto de sufrir un infarto de miocardio.

Según sus resultados, también haber perdido un bebé aumentaba las posibilidades de desarrollar un problema de corazón, aunque en menor medida. En cambio, ninguno de estos problemas se asociaba con mayores probabilidades de sufrir un infarto cerebral. Por su parte, haber interrumpido de forma voluntaria la gestación tampoco se relacionó con un mayor riesgo cardiovascular de ningún tipo.

El estudio se titula “Pregnancy loss and risk of cardiovascular disease: a prospective population-based cohort study” (“Pérdida del embarazo y el riesgo de enfermedad cardiovascular”) y está publicado en la revista de salud cardiovascular “Heart”.

Como sucede en muchas ocasiones, nos quedamos con la duda de a qué se debe esta asociación, de modo que tendremos que esperar nuevos estudios para avanzar en el tema.

Hasta que se determinen los factores subyacentes que están detrás de esta relación, nos quedamos con el dato de que tener más de tres abortos espontáneos se ha relacionado con un mayor riesgo cardiovascular y tal vez se deberían tomar medidas de revisión o previsión en estas mujeres que, aparte de pasar por tal trance podrían ver peligrar su salud en este sentido.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.