Ir al contenido principal

Cuidado con la Vulvovaginitis en las niñas


La secreción vaginal en las niñas, fuera del periodo neonatal o puberal, es anormal, pudiendo indicar la presencia de una vulvovaginitis. La vulvovaginitis es la infección de los órganos genitales externos y de la vagina. Se manifiesta por picor, escozor o enrojecimiento de la zona.
Los casos leves son muy frecuentes en las niñas, de hecho constituye e 25% de las consultas en Ginecología Pediátrica. Este tipo de infección tiene una incidencia máxima entre los tres y los seis años debido a las características anatómico-fisiológicas de estas edades.
Como la composición del nombre indica, se produce una combinación de vaginitis (una inflamación de la mucosa de la vagina) y vulvitis (una inflamación de la vulva, los órganos genitales femeninos externos).

Síntomas de la vulvovaginitis en niñas



En estas condiciones, los tejidos se inflaman y se produce una secreción vaginal, que como hemos dicho es anormal en niñas. Debemos diferenciar las secreciones anormales en niñas de otras habituales, que no son indicativas de vulvovaginitis: las recién nacidas pueden tener una secreción vaginal debido a los estrógenos que proceden de la madre antes de nacer. En general, desaparece en el transcurso de dos semanas.
Una secreción vaginal anormal es la que se produce en grandes cantidades, desprende un olor fuerte o está acompañada de picores, molestias o dolor vaginal. La vulva puede notarse irritada, con un picor ligero o quemazón más intenso. La piel se torna rojiza y es áspera al tacto.
A menudo la secreción anormal es más espesa que la normal y el color y consistencia es variable, según el agente que provoque la infección (consistencia similar al requesón, de color amarillento, blanco turbio, grisáceo, verdoso o manchada de sangre…).
Una infección bacteriana de la vagina tiende a producir una secreción turbia blanca, gris o amarillenta con olor hediondo o similar al pescado.

Causas de la vulvovagiitis en niñas y cómo prevenir



Las causas más frecuentes incluyen infecciones, sustancias u objetos irritantes (jabones…), tumores u otro tejido anormal, radioterapia, fármacos y cambios hormonales (tras la menopausia). Además, las heces pueden pasar desde el intestino hasta la vagina por un trayecto anormal (fístula) y provocar una vaginitis.

Lo habitual es que la infección surja debido a una deficiente higiene íntima de las pequeñas cuando dejan el pañal y empiezan a tener cierta autonomía a la hora de ir al baño. Y es que la higiene personal insuficiente puede favorecer el crecimiento de bacterias y hongos así como causar irritación. De ahí la importancia de enseñar a las niñas a limpiarse de delante hacia atrás, en sentido vulva-ano.
Cuando la niña se limpia de atrás hacia adelante cada vez que va al baño, puede producirse una proliferación de un tipo de bacterias que se encuentra en las heces y que pueden llegar a la zona vaginal. Una vez las niñas llegan a la pubertad, la vagina se hace más ácida y esta condición reduce el riesgo de infecciones.
Como hemos señalado, la incidencia máxima se da entre niñas de tres a seis años, debido a ciertas características anatómicas que predisponen a padecer vulvovaginitis:
  • Proximidad anal.
  • Labios menores y mayores poco desarrollados.
  • Himen delgado.
  • Mucosa vulvo-vaginal frágil y sin defensas por falta de estrogenización…
La correcta higiene después de defecar y durante el baño, así como el cambio habitual de la ropa interior son medidas adecuadas para prevenir la vulvovaginitis en niñas.
La exploración clínica determinará que tipo de trastorno es el que tiene la niña y el tratamiento adecuado. El eritema resultante, que afecta a la vulva y a la región anal, podría remitir espontáneamente, o bastarían medidas higiénicas para aliviar al proceso en muchos casos.
Finalizamos recordando que las niñas pequeñas no deberían tener secreciones vaginales como las descritas, por lo que ante los síntomas hemos de acudir al especialista. El pediatra es el que hará el diagnóstico correcto la vulvovaginitis en niñas y prescribirá en caso necesario el tratamiento adecuado.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.