Ir al contenido principal

Los nutrientes de la mama hacen a un bebe sano

Los macronutrientes y los micronutrientes son esenciales para el futuro de un ser humano, sobre todo cuando éste se halla gestándose en el útero materno. 

Para funcionar adecuadamente nuestro organismo necesita constantemente un aporte de esos materiales, que debemos ingerir para mantener nuestra capacidad funcional. 



La mayor parte de esos macronutrientes y micronutrientes los empleamos en la generación de la energía que nos permite mantenernos vivos y desarrollar nuestra actividad, al igual que ocurre con un motor de explosión. 

Glúcidos, grasas y proteínas son los macronutrientes esenciales mientras que las vitaminas y minerales son los micronutrientes básicos. 

Hay otros nutrientes, también necesarios, los “plásticos” cuya función no es primariamente energética, pues se trata de materiales que utilizamos para ir “edificando” nuestro propio cuerpo y permitir la creación de las células que constituyen nuestros órganos y tejidos.

Hay que tener también muy en cuenta la existencia de un nutriente inorgánico especial, el agua. No aporta energía, pero forma parte de nuestros tejidos en mayor proporción que cualquier otro material y sirve de vehículo de eliminación de nuestros productos de desecho. 

NIÑOS MÁS GRANDES 

Para ilustrar la importancia de estos materiales en el desarrollo del futuro de una persona baste como muestra un estudio aparecido en el número de febrero de 2008 de la revista científica británica The Lancet, en el que se constata que si la mala nutrición de una mujer embarazada, muy habitual en los países pobres, es contrarrestada con la ingesta de preparados con los nutrientes esenciales, los niños que vienen después al mundo son más grandes y más pesados.

La investigación partió del experimento consistente en proporcionar a unas mil 200 mujeres nepalíes ácido fólico y hierro y un suplemento de 15 vitaminas y minerales en los dos últimos trimestres del embarazo. Los hijos de las mujeres que ingirieron el complejo vitamínico pesaron al nacer una media de 77 gramos más que los de las que tomaron solamente los minerales.

Se hizo después un seguimiento de 917 de los niños, hasta que cumplieron dos años y medio, y se comprobó que los hijos de las madres que tomaron macronutrientes pesaron unos 200 gramos más que el resto y el tamaño de su cuerpo era mayor. El hallazgo de esa investigación radica en que los efectos de los nutrientes ingeridos por la madre persisten desde el desarrollo del feto hasta el tercer año de vida. 

SAL YODADA

Por otro lado, la mejor recomendación para prevenir que un niño padezca bocio y retrasos graves en el desarrollo físico y mental es que la mujer embarazada ingiera sal yodada en vez de sal común.

Federico J. Soriguer, jefe de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Carlos Haya de Málaga (sur de España), advierte de que la carencia de yodo durante el embarazo también aumenta las probabilidades de muerte de la madre, aborto espontáneo y mortalidad fetal tardía, por lo que el especialista destaca la importancia de que los médicos "informen cada vez más de la necesidad de una adecuada nutrición de yodo". 

Soriguer recuerda que el yodo es un nutriente necesario para el funcionamiento adecuado de la glándula tiroides que regula el crecimiento y el metabolismo. Existen tres clases de sal: común, marina y yodada. Esta última, fácil de encontrar en tiendas y centros comerciales por unos pocos céntimos más que las otras, se consigue gracias a una sencilla manipulación industrial. 

Entre los principales alimentos ricos en yodo se encuentra la leche, entera o desnatada, por lo que una persona que tome un litro de leche al día tiene "bastantes satisfechas" sus necesidades de ese mineral, según el endrocrinólogo. Otros alimentos que aportan yodo son pescados y productos del mar como el arenque, la sardina, la almeja, el berberecho, la cigala, el langostino, la gamba y el camarón, y frutas como la piña. 

CONSUMO DE MARISCO 

Otro estudio, aparecido en febrero de 2007, en la revista The Lancet propugnaba el consumo de cantidades significativas de marisco durante el embarazo para beneficiar el desarrollo neurológico del niño, una tesis que cuestionó la política de algunos países, como Estados Unidos (EU), que recomiendan reducir su ingesta. 

El marisco es una fuente importante de ácidos grasos omega-3, que son esenciales para el óptimo desarrollo neuronal del feto, pero en EU se recomienda a las embarazadas reducir su consumo a 340 gramos por semana, para evitar la exposición al metilmercurio, un químico que se encuentra en algunos peces y crustáceos procedentes de aguas contaminadas. 

Joseph Hibbeln, del Instituto Nacional de la Salud de Bethesda, en EU, y otros expertos de la Universidad británica de Bristol analizaron los datos del llamado "Estudio Avon de padres e hijos" para observar la incidencia en el desarrollo de los últimos de una mayor o menor ingestión de marisco durante el embarazo. 

Los especialistas constataron que el consumo durante el periodo de gestación de menos de 340 gramos semanales estaba asociado con un mayor riesgo de que el niño tuviera un desarrollo verbal más lento, en comparación con el de los menores cuyas madres habían consumido más marisco. 

Además, observaron también que una ingesta inferior de frutos del mar se relacionaba con un riesgo incrementado de un desarrollo social, comunicativo y motriz por debajo de los estándares óptimos.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.