Ir al contenido principal

Ácido folico saludable en el embarazo

Los defectos decierre del tubo neural forman parte de los defectos congénitos más frecuentes en los recién nacidos. Aproximadamente, un 50 por ciento de estos defectos se deben a deficiencias nutricionales, entre ellas el déficit de ácido fólico. 
El ácido fólico es una vitamina del grupo B, que puede prevenir hasta un 70 por ciento de algunos defectos de nacimiento graves, en el cerebro y en la columna vertebral del bebé. La espina bífida, un defecto de cierre de la columna, puede producir la parálisis de la parte inferior del cuerpo, la falta de control del intestino y la vejiga, y dificultades en el aprendizaje. 



El nombre de ácido fólico proviene del latín folium, que significa hoja. Alrededor del 60 por ciento de los folatos ingeridos en la dieta provienen de los vegetales, cereales y frutas; mientras que el 40 por ciento restante procede de carnes, pescados y productos lácteos. Sin embargo, su asimilación por el organismo es bastante deficiente ya que, por un lado, las bacterias intestinales sintetizan sólo pequeñas cantidades de ácido fólico y, por otro, es una vitamina que se pierde fácilmente con la cocción de los alimentos.

El ácido fólico en la dieta mediterránea

Un estudio realizado por el Centro Médico Erasmus, de Holanda, ha revelado que existe una relación entre una mayor ingesta de frutas, verduras, pescado y aceites vegetales como el aceite de oliva y una reducción significativa de las posibilidades de tener un bebé con espina bífida. Todos estos alimentos forman parte de la dieta mediterránea y poseen un contenido en ácido fólico más elevado que el resto.
Está presente en una gran variedad de alimentos, pero no todos tienen la cantidad que necesitamos. Estos son los productos más ricos en ácido fólico:
Verduras: vegetales de hojas verdes. Espinacas, coles, endivias, acelgas, espárragos o brócoli. 
Legumbres: judías secas, garbanzos, lentejas y habas. 
Cereales: trigo, arroz y maíz. Sobre todo, los integrales. 
Frutas: naranjas, melones, limones y plátanos. 
Carnes: hígado de pollo y ternera. 
Frutos secos: cacahuetes y nueces. 
Patatas 

Beneficios saludables del ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina hidrosoluble del grupo B, que es fundamental para mantener el cuerpo sano. Posee propiedades antianémicas, fortalece el sistema inmunológico, previene enfermedades cardiovasculares y reduce la posibilidad de desarrollar cáncer de colon, útero y mama. Durante el embarazo, es necesario para la formación del cerebro y la médula espinal del feto.
Su carencia puede afectar al corazón, al sistema nervioso y a la formación del feto, y causar anemia, disminución de la fertilidad, adelgazamiento, palidez, debilidad, diarrea, falta de memoria o mal humor.

Cómo aprovechar mejor el ácido fólico

El alcohol, el tabaco, el azúcar, algunos medicamentos, hervir demasiado las verduras e incluso el estrés, son factores que dificultan su asimilación.
Cocción. Los folatos son muy sensibles a la cocción. El calor provoca grandes pérdidas en la actividad de esta vitamina. Por tanto, los endocrinólogos recomiendan el consumo de frutas y verduras frescas o crudas siempre que sea posible para que no pierdan sus propiedades. Si las cueces, hazlo durante poco tiempo y tapa la cazuela.
Conservación. Los productos congelados no disminuyen la calidad de los nutrientes, pero es aconsejable que los alimentos estén poco procesados. Tanto los zumos como las frutas deben tomarse rápido, ya que a los 20 minutos se pierden las vitaminas. 
Medicamentos. Determinados medicamentos pueden interferir con la absorción o la vía metabólica del ácido fólico: antiácidos, sulfasalazina, colestiramina, anticonvulsionantes, algunos antibióticos y anticonceptivos orales.
Malos hábitos. El alcohol, el tabaco y una ingesta excesiva de azúcar impiden una correcta absorción.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.