Ir al contenido principal

Los primeros pasos, Cuida mucho a tu bebe

Para los padres supone todo un acontecimiento cuando el bebé, una vez que ha concluido la fase del gateo, decide ponerse en pie para dar sus primeros pasos. 

Este deseo de caminar indica que el hijo ha iniciado con normalidad su proceso de maduración motriz.

Sin embargo, los primeros movimientos de los “locos bajitos” suelen ser tan descontrolados que obligan a los adultos a disponer una batería de medidas de precaución con el fin de prevenir los múltiples peligros a los que están expuestos. 

Aunque está estadísticamente demostrado que el mayor número de accidentes en la infancia se produce cuando el niño inicia sus andares, el inicio de la autonomía en el desplazamiento abre la puerta a una carrera de estímulos que puede influir en el desarrollo futuro del infante. 

ADIÓS AL CHUPETE 

Los primeros pasos coinciden con otros detalles que acompañan el proceso de maduración psicofísica del niño. Por ejemplo, cualquier pediatra recomienda que el niño prescinda del chupete, al menos durante el día, cuando ha cumplido el año, y totalmente a los 18 meses. 

Si sólo ha estado usándolo para dormir en esos últimos seis meses, no será muy difícil retirarle el “objeto transicional”, según la terminología psicológica al uso. La retirada del chupete no debe de ser brusca, de un día para otro. 

Empiece por acostarlo cuando duerma la siesta sin el chupete y, al cabo de unos días, evite ponérselo por la noche. Numerosos psicoanalistas que han estudiado el desarrollo psicomotor de los niños, entre ellos Erick H. Erickson, indican que estos detalles del bebé de dejar el chupete coincidiendo con los primeros pasos deben interpretarse como un deseo de independencia del infante “mientras intenta ajustarse a las demandas de la sociedad”. 

Dado que los primeros movimientos del recién incorporado al mundo de los pedestres suelen ser algo incontrolados, conviene estar muy pendiente y guiar al niño cuando éste se desplaza. En torno a los once meses, el bebé aprende a moverse de pie por la casa apoyándose en muebles, y a los doce ya reclama al adulto para que le ayude a caminar. Por esas fechas, el niño ya sabe cómo se llama, conoce un centenar de palabras e imita los gestos de quienes le rodean. 

SUBIR ESCALONES 

La maduración en el desplazamiento no se alcanza normalmente hasta los 14 meses, lo cual equivale a decir que a esa edad el pequeño ha incorporado plenamente sus habilidades psicomotrices y es capaz de pararse en el sitio. 

Entre los doce y los catorce meses también aprenderá a subir escalones y a caminar hacia atrás. Si el bebé ni siquiera gatea cuando ha cumplido los doce meses, ni dice palabras como “mamá”, y si no se sostiene de pie con ayuda a los diez meses, es recomendable consultar con el pediatra por si hubiese algún problema neurológico.

Las habilidades motoras finas del infante comenzarán a evidenciarse a los quince meses cuando sea capaz de apilar bloques, colocar un objeto en un recipiente y garabatear. En esa época estará capacitado también para agacharse, recoger un objeto y levantarse. A los 16 meses ya será capaz de golpear una pelota con el pie, a los 18 ya la empezará a lanzar con la mano y a los 24 será capaz de botar sin moverse de su sitio. 

La famosa “supernanny” anglosajona Jo Frost recomienda, en sus guías útiles para las primeras etapas de los bebés, comprar los primeros zapatos al niño entre seis y ocho semanas después de que comience a moverse de pie de forma constante. Frost advierte de que los zapatos deben ser lo suficientemente anchos como para facilitar el desplazamiento del niño, con unos 15 milímetros de espacio entre la punta de los dedos y la del zapato. Los zapatos deben ser ligeros pero con la fortaleza suficiente como para que aguanten bien los tobillos. 

También es preferible que dispongan de sistemas de ajustes tipo "velcro" a que tengan hebilla y nunca deben comprarse de materiales plásticos porque no permiten que el pie transpire. Cuando el niño cumple el año, la independencia motriz le llevará, no sólo a desplazarse sin ayuda, sino a querer hacer muchas cosas solo, incluido comer. Es recomendable permitirle el máximo de habilidades, aunque ello suponga una buena dosis de paciencia para los adultos. 

EXPLORAR LA CASA 

Los primeros pasos coinciden con el afán del niño de explorar todos los rincones de la casa, lo cual entraña peligro de accidentes domésticos. Para evitarlo se recomiendan tomar medidas como las que se detallan a continuación. 
- Compruebe la seguridad de los cierres de armarios y puertas. 
- No deje sillas ni escaleras en áreas que puedan tentar al niño a trepar con el fin de “investigar” las alturas. 
- Coloque protectores en las esquinas de los muebles para evitar que el bebé se golpee cuando camine, juegue o corra. 
- Fije al suelo las alfombras para que el niño no resbale en ellas. 
- Retire sillas y banquetas de las proximidades de los fogones para evitar que el pequeño se suba y corra el riesgo de aproximarse al fuego o a las placas candentes. 
- No deje solo nunca a un niño en una bañera, pues hay riesgo de ahogamiento aunque el nivel de agua sea bajo. 
- Si tiene jardín y el tiempo acompaña vacíe la bañera hinchable después de cada uso y no pierda un momento de vista al pequeño cuando está dentro de ella. 
- Si dispone de piscina privada, procure que el niño no se acerque o bien cierre la valla de seguridad que la rodea. 
- Nunca corte el césped, use herbicida o haga barbacoas cuando el bebé esté en el jardín. 
- Procure que no estén al alcance del niño, por riesgo de atragantamiento o asfixia, los siguientes alimentos: uvas enteras, salchichas enteras, palomitas de maíz, papas fritas, panes y galletas duros u hojaldrados, frutos secos, zanahorias, palitos de apio, chicles, cubitos de hielo, trozos de pescado con espinas. 

Otras precauciones más específicas, pero también comúnmente aceptadas, se refieren a la sillita en que deben ir sentados los bebés en los asientos posteriores de los vehículos, con las correspondientes correas de sujección homologadas. 

Por último, evite las intoxicaciones del bebé conservando todos los medicamentos en un armario cerrado con llave, y alejando del alcance del infante todos los productos domésticos tóxicos, como pueden ser lejías, amoníacos, ácidos, cremas para limpiar muebles o zapatos, ácidos y detergentes que contengan cloro.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.