Ir al contenido principal

La comunicación con el pediatra


Muchas veces la comunicación con el pediatra de nuestros hijos no es la que desearíamos. No estoy hablando de las consultas habituales y rutinarias de control del bebé, sino a esos casos en que necesitamos (o creemos que necesitamos) al médico. ¿Tenéis la oportunidad de contactar con él directamente?
Me refiero, claro está, en horario “de oficina” o de consulta, pues entiendo que si surge algo tan importante como para necesitar ayuda fuera de ese horario llamaríamos directamente a Emergencias o iríamos a un hospital.
La mayoría tenemos que pedir cita a través de ayudantes que no nos saben asesorar acerca de si es necesario realmente acudir al pediatra o no. El bebé tiene unos granitos, tiene fiebre, vómitos con estas o tales características…
Especialmente para los padres primerizos estas situaciones son desconcertantes. Nos encantaría hablar directamente con el pediatra, aunque lo lógico es que él mismo nos diga que sin ver al bebé no puede hacer un diagnóstico.
, por otro lado, si no hemos salido corriendo a Urgencias es que esos granitos, esa fiebre o esos vómitos no nos parecen lo suficientemente graves como para tomar esas otras medidas.
Algunos pediatras dan a sus pacientes un número de teléfono directo para contactar con él (que evidentemente tendrán desconectado cuando no puedan atender, o que establecerán ciertas franjas horarias para atender).
El pediatra de mis hijas sí pone un teléfono móvil en los documentos que nos entrega. A mí me encantaría haber llamado al pediatra de mis hijas en más de una ocasión, aunque sólo lo hice una vez, la vez que consideré que era realmente necesario y además el doctor recordaría nuestro caso por haber estado en la consulta justo la tarde anterior.
Él mismo señaló que nuestra llamada había sido muy oportuna y necesaria. Nos mandó interrumpir la medicación, y a Urgencias (él no estaba en la consulta en ese momento).

La comunicación con los pediatras fuera de la consulta

Como ya os comentábamos, los padres desearíamos comunicarnos por Internet con los pediatras, creo que en un deseo de sentirnos más seguros y atendidos. Los padres también desearíamos comunicarnos más a menudo con los pediatras por cualquier otro medio.
Precisamente los médicos observaban que vía internet (o vía teléfono…) no se pueden hacer diagnósticos, con lo cual coincido; pero es que no estamos hablando de diagnosticar sino que creo que en primer lugar de tener una persona en la que apoyarse y confiar ante una situación que nos es desconocida y nos intranquiliza.
Por otro lado, me pongo en el lugar de los pediatras y me doy cuenta de que yo no doy el número de teléfono particular a mis alumnos o a sus padres. Pero es que claro, en el caso del oficio de profesora no creo que se produzca ninguna urgencia, y los padres saben que pueden llamar al centro para localizarme en el caso de querer hablar conmigo por cualquier tema.
Claro, que el tema cambia cuando hablamos de la relación padres-hijos y médicos-pacientes, o al menos a mí me lo parece, aunque el oficio que principalmente se busca en los pediatras cuando se producen esas llamadas (como en muchas reuniones con padres de alumnos) muchas veces sea el de amigo-consejero-oyente
En cualquier caso, a veces comunicarse con el pediatra puede suponer una primera actuación, una primera tranquilidad o una primera orientación. Incluso, un primer paso para atajar algún problema que no hemos detectado como grave.
Seguro que muchos padres tendrán una relación de confianza con el médico que no les impida una comunicación “extra-consulta” más fluida, aunque otros notamos más impedimentos.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.