Ir al contenido principal

Forzar a los niños a leer a temprana edad no es recomendable


Aprender a leer es un hito muy importante en la educación infantil. Si bien hay expertos que aconsejan empezar a leer a edades tempranas como los tres años y así tener buena parte del camino andado cuando se empieza la etapa primaria, hay otros, con los que coincido más, que se vuelcan por no forzar a los niños a leer demasiado pronto.

Según la experiencia vivida con mi hija mayor, que acaba de cumplir los seis años, estoy más con la teoría de que aprender a leer es un proceso madurativo que no hay que intentar adelantar, igual que lo es comenzar a andar o a hablar. Cada niño va a su ritmo y obligarlos a leer cuando aún no están preparados, al igual que en otras cosas, no es acertado.
Hay teorías ciéntificas que apoyan esta postura. El acto de leer depende de la capacidad de nuestro cerebro para relacionar e integrar el área visual con las áreas auditiva, lingüística y conceptual. Cada una de estas áreas tiene una maduración independiente y su integración depende de dicha maduración y de la velocidad a la que esas zonas pueden ser conectadas.
Por lo general, las regiones que necesitan estar mielinizadas para leer no lo están lo suficiente hasta los cinco años de edad, incluso después. Puede ser contraproducente en algunos niños que el aprendizaje de la lectoescritura empiece antes de los cinco o seis años.
A parte de lo madurativo, no veo educativo forzar a un niño a hacer algo que aún no ha demostrado interés por aprender. Hay un aprendizaje no reglado como fomentar las habilidades sociales, el juego creativo, la autoconfianza, que es más adecuado para la edad preescolar.
Hay niños a los que la lectura se les da muy naturalmente a los tres o cuatro años, pero forzar a los niños a leer demasiado pronto no es lo óptimo para su desarrollo.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.