Ir al contenido principal

Consejos para mejorar la autoestima de nuestros bebes


La autoestima es la valoración positiva de uno mismo, y nos ayuda a afrontar la vida y las dificultades de modo decidido y positivo. Por eso, la autoestima nos hace más felices. Podemos ayudar a que nuestros hijos sean más felices mejorando su autoestima.

La autoestima es vital para el desarrollo de los niños y afectará a la formación de su personalidad y también a su propia felicidad. Es vital para vivir en sociedad, para sentirse seguros, para querer conocer y profundizar en otras relaciones, para ir a la escuela, para transmitir valores a sus propios hijos…
Con unas sencillas actuaciones basadas en el afecto podemos lograr que refuercen su autoestimay que no se sientan inseguros o infravalorados.
  • Empezamos con algo tan sencillo, tan natural y primario, como el contacto físico. Cuanto más contacto con el bebé hay un mejor crecimiento y desarrollo, estimulamos sus sentidos y se sienten queridos. Los ambientes distantes, las relaciones frías, y no digamos ya las hostiles, provocan niños más inestables y que “se quieren” menos. Tocar al bebé es clave para su desarrollo, y una fuente de beneficios para todos.
  • Digamos a nuestros hijos cuánto les queremos. Es fundamental, no sólo que te quieran, sino que te lo hayan hecho saber. A mis hijas, desde que son bebés, les digo que les quiero, mucho, algo que en pocas ocasiones había dicho antes y que es absolutamente saludable y recomendable. Sobre todo, porque pronto ellos nos devolverán sus “te quiero”.
  • Hagamos valoraciones positivas sobre ellos. Cualquier actuación, trabajo, palabra, tiene una parte positiva. Esto lo he aprendido en las clases con mis alumnos. Siempre tienen algo bueno que hay que potenciar. Si nos detenemos a destacar los aspectos negativos, los “hundimos”. Hay que evitar etiquetar a las personas con términos peyorativos (“malo”, “vago”, “desordenado”...) porque estas definiciones acaban aplicándoselas ellos mismos, y creyéndoselas, sin hacer nada por cambiar. Es mejor destacar lo positivo (tampoco exagerando) y reducir la importancia de los otros factores, sin omitirlos: se puede mejorar.
  • Elogiemos sus habilidades concretas, y también su aspecto o cualidades físicas destacables, originales, diferentes… De este modo sabrá defenderse de posibles “ataques” en este sentido, y no dar demasiado importancia a los que otros niños puedan decirle.
  • Prestemos atención a nuestros hijos en todo momento, aunque no nos lo pidan. Muchas veces el reclamo por su parte es porque se sienten “desatendidos” en algún momento, aunque no sea así. Si no nos reclaman atención, la recibirán encantados. A todos nos gusta saber que se fijan en nosotros.
  • Un modo de prestarles atención es compartir con ellos sentimientos y preocupaciones, comunicarnos intensamente, buscar intereses comunes…
  • Debemos ayudarlos a proponerse objetivos personales y a conseguirlos, aunque la no consecución de éstos no ha de ser entendida-explicada como una derrota sino como una paso más de aprendizaje.
  • En relación al punto anterior, y como ya hemos comentado al hablar de los juegos, hay que explicarles que no siempre se gana y que hay que saber perder o conformarse.
  • Dejar de lado los castigos, que son un método poco educativo y destruyen la autoestima, especialmente en los más pequeños que no entienden lo que ha pasado, sólo perciben el daño físico o moral que reciben.
Pronto seguiremos con estos consejos para mejorar la autoestima de nuestros hijos, algunos más fáciles de conseguir que otros, pero siempre al alcance de nuestra mano para verlos crecer felices.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.