Ir al contenido principal

La alergia a los alimentos en los bebes


Las alergias alimentarias son cuadros muy frecuentes en la edad infantil, sobre todo en los niños más pequeños. Se producen como consecuencia de una reacción del sistema inmunológico (ó defensivo) del niño, que reacciona frente a determinadas sustancias, presentes en ciertos alimentos, generando una serie de síntomas que pueden ser desde leves hasta muy graves.

Hay muchos alimentos que pueden producir un cuadro de alergia y en ocasiones puede ser difícil localizar la sustancia que produce el cuadro. A su vez los síntomas pueden ser muy variados, por lo que el diagnóstico no siempre es fácil. Por estos motivos es importante que los padres tengan una serie de nociones sobre estos cuadros, de forma que puedan sospechar su presencia.
Los alimentos que lo suelen desencadenar y los síntomas que pueden aparecer cuando se desencadena el cuadro. En esta segunda parte nos centraremos en cómo se estudia, el tratamiento y seguimiento de este cuadro.

Cómo se estudian las alergias alimentarias

Lo más importante es que exista una sospecha por parte de los padres, ya que los síntomas pueden ser muy leves e inespecíficos, como los cuadros de diarrea. Lo característico es que estos síntomas aparecen en relación con la ingesta del alimento, que es lo que pone en alerta a los padres, generalmente.
Los cuadros que presentan síntomas más típicos de alergia, como erupciones cutáneas, son más fáciles de sospechar por parte de los padres.
Ante la sospecha el Pediatra elaborará una detallada historia en la que es muy importante referirle todos los datos posibles, como actividades del niño y alimentos que ingiere. En función de estos datos y los obtenidos con la exploración del niño, el profesional podrá plantear el posible origen del cuadro de alergia. A veces es necesario observar la evolución del cuadro para poder obtener información sobre el origen de la alergia.
En los casos en los que el Pediatra tenga una sospecha es posible que plantee solicitar pruebas cutáneas para la detección de la alergia, o bien estudios analíticos en los que se buscan anticuerpos, que son las defensas que el niño fabrica contra la sustancia que le produce la reacción.

Tratamiento de las alergias alimentarias

El tratamiento en sí realmente es sencillo, ya una vez que se conoce el alimento que genera la reacción, consiste en evitar la exposición del niño a dicho alimento. Pero además hay que tener en cuenta una serie de aspectos:
  • El niño no debe ingerir el alimento, ni tampoco tocar los utensilios que hayan podido estar en contacto con él. Esto es fácil de controlar en casa mediante su lavado, pero no cuando se come fuera de casa o con alimentos ya preparados. Ante la duda se debe preguntar siempre.
  • Se deben consultar las etiquetas de cualquier alimento que se dé al niño, y no dar nunca uno en caso de duda.
  • En la mayoría de comedores escolares y de guarderías existe un gran control sobre los alimentos y estos niños, pero en circunstancias más concretas, como los niños alérgicos que acuden a campamentos de verano, los padres deben ser muy cuidadosos, insistiendo en este tema para evitar riesgos. Suele ser conveniente que en estos campamentos haya un estrictos control de estos niños.
  • Las dietas en las que se eliminan alimentos siempre deben estar controladas por el Pediatra, por el riesgo de que pueda haber déficits nutricionales, como es el caso del calcio en la alergia a las proteínas de la leche de vaca.
A veces lo más complicado del tratamiento consiste en localizar el alimento o sustancia que está produciendo la reacción. Esto suele verse en los cuadros en los que los síntomas son más leves e inespecíficos, y a veces puede tardarse mucho tiempo en localizar el alimento implicado.
En los casos en los que el niño tenga una reacción alérgica siempre debe ser valorado por un Pediatra, ya que pueden evolucionar a lo largo de horas. Algunos pueden beneficiarse del uso de fármacos como antihistamínicos o incluso corticoides, pero siempre bajo control por un médico. Los casos moderados o severos siempre deben ser llevados a un servicio de urgencias.

En resumen…

Las alergias alimentarias son cuadros muy frecuentes, sobre todo en los niños más pequeños. Es muy importante seguir las indicaciones del Pediatra a la hora de introducir alimentos, y observar atentamente al niño cada vez que se le introduzca uno nuevo.
La mayoría de los casos, sobre todo de los leves, suelen tener buen pronóstico, y remiten con el paso del tiempo. Sin embargo unos pocos pueden persistir toda la vida. Los que más probabilidades tienen de que esto ocurra son los que presentan síntomas más graves.
Ante la duda de que un niño pueda estar sufriendo un episodio de reacción alérgica a un medicamento siempre se debe acudir a un servicio de Urgencias, ya que, aunque la mayoría son leves, algunos pueden evolucionar y ser moderados o graves, sobre todo si la ingesta del alimento ha sido abundante ó repetida.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.