Ir al contenido principal

La Lactancia Materna (I Parte)

¿Por qué es la leche materna el alimento ideal?

Para el bebé:

• Nutrientes esenciales: contiene la combinación y la calidad perfecta de proteínas, grasa, carbohidratos, minerales y vitaminas que el bebé necesita para su desarrollo. Por ejemplo, el calcio de la leche materna es mejor absorbido por el bebé que el calcio de la fórmula. 
• Lista a toda hora y a temperatura ideal: La leche materna está siempre fresca y libre de gérmenes. Ahorra tiempo y trabajo. 
• Protección contra enfermedades y bacterias: Contiene muchas sustancias naturales para combatir las enfermedades durante la lactancia. 
• Fácil digestión: Ningún alimento se adapta mejor a las funciones gastroduodenales, metabólicas y renales, que todavía no están desarrolladas plenamente en el bebé. 
• Mayor seguridad emocional: El bebé se sentirá íntimamente ligado a la madre por el contacto de la piel, su calor y protección creando un fuerte vínculo entre ambos. 
• Estimular el desarrollo facial y muscular: El movimiento peristáltico y el esfuerzo que hacen los bebés para amamantar, favorecen el sano desarrollo de la mandíbula y los dientes. 


Para mamá:

• Acelera la recuperación post-parto: Al amamantar se libera la hormona oxitocina, responsable de las contracciones uterinas, facilitando la involución del útero. 
• Ayuda a la pérdida de peso: Las reservas de grasa acumuladas durante el embarazo son eliminadas rápidamente. Amamantar no perjudica en forma alguna la figura de la madre.



¿Podré dar pecho a mi bebé?


Cerca del 90% de las madres pueden amamantar a sus bebés si lo desean. El tamaño de las mamas de la madre no tiene ninguna relación con la capacidad de producir leche materna, como tampoco la forma del pezón. Sólo es necesaria voluntad y una preparación psicológica de la pareja para acomodarse a los nuevos y difíciles horarios. Si bien amamantar no es fácil, usted sentirá que es una experiencia gratificante, además existen accesorios que la ayudarán a lograr una lactancia más cómoda.


¿Qué tan rápido sale la leche después del nacimiento del bebé?


Sólo una pequeña cantidad de leche es producida por la madre en los primeros dos o tres días, principalmente calostro lo que es suficiente para alimentar al bebé. Pero normalmente dentro de la primera semana la madre producirá suficiente leche para alimentarlo. En caso de cesárea la subida de leche puede retrasarse hasta el séptimo día o décimo día. Si tiene una producción de insuficiente de leche aún de cuatro a seis días después del parto, la alimentación del bebé podría ser completamente con fórmula para lactantes. En esta etapa usted debería consultar a su pediatra. La leche irá madurando y cambiando de aspecto con el pasar de las semanas, de manera de adecuarse a las necesidades nutricionales del bebé en cada etapa. La leche madura aparece a la tercera semana.


¿Cuándo se debe poner el bebé al pecho por primera vez?


Se recomienda colocar al recién nacido en el pecho materno inmediatamente después del parto. Aún no se obtendrá leche pero sí se obtendrá el calostro, que es una sustancia amarillenta, muy nutritiva y rica en anticuerpos que aumentan las defensas del bebé durante los primeros meses. Además la estimulación del pezón aumenta la probabilidad de un amamantamiento satisfactorio al estimularse las hormonas que participan en la formación de la leche: Prolactina y oxitocina. Ésta última es responsable de las contracciones uterinas favoreciendo la involución del útero y la recuperación del parto.



El arte de amamantar: Recomendaciones.


Antes de empezar: Para facilitar la extracción realice un precalentamiento de sus pechos antes de iniciar el amamantamiento. Coloque una toalla humedecida en agua tibia (36°-37°C) sobre sus pechos aproximadamente 2 minutos, repitiendo de 4 a 5 veces, luego hágase un masaje en sus pechos y pezones utilizando un gel especialmente formulado. A continuación lávese las manos y límpiese el pezón utilizando una gasa con agua hervida. Elija un lugar tranquilo y silencioso. Nunca de pecho si se siente ansiosa o con tensión excesiva, ya que la adrenalina generada en este estado, puede pasar al bebé y afectar digestiva y emocionalmente. Debe estar sobretodo tranquila y relajada. Utilice un brassiere cómodo que no le apriete demasiado y que se puede levantar fácilmente para dar pecho.


Posición: En general procure estar cómoda. Puede ser acostada de lado sobre una cama con la parte superior algo elevada o bien sentada en una silla con brazos, con los pies algo elevados. Puede utilizar una almohada para acomodar mejor al bebé. La cabeza del niño debe descansar sobre su brazo. El bebé debe estar levemente inclinado, pues si está totalmente horizontal puede favorecer la aparición de afecciones en el oído. La carita del bebé debe estar frontal al pecho, de manera que pueda prensar el pezón correctamente y la nariz debe estar libre, para que pueda respirar. Con su mano libre, tome y exprima el pezón hacia afuera para que su bebé pueda prensarlo fácilmente. La boca del bebé debe estar bien abierta sostenida suavemente por la aureola y el pezón debe estar en todo el centro de la boca. El bebé demora en promedio de 10 a 15 minutos en cada pecho, usted se dará cuenta cuando esté satisfecho pues dejará de mamar o comenzará a quedarse dormido. Intente siempre ofrecerle los dos pechos.


Después del amamantamiento: Una vez que haya terminado es preciso mantenerlo en posición vertical y darle unas suaves palmaditas para ayudarlo a expulsar el aire. Muchas veces la expulsión del aire va acompañada de regurgitación, lo que es normal y no debe preocuparnos. Muchas veces no hay necesidad de expulsar el aire, por lo que si después de algunas palmaditas no saca aire no siga insistiendo. Puede aplicarse Lactigel después de amamantar para restaurar y proteger el pezón, después seque completamente. Recomendamos utilizar absorbentes de pecho para que sus pezones estén siempre secos y así evitar irritaciones.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.