Ir al contenido principal

La importancia del descanso en los bebes

Lo ideal es que el bebé aprenda a dormir solo desde su infancia. El éxito de este aprendizaje se dará cuando logremos entender que nosotros no podemos dormir por el bebé. Si lo ayudamos siempre meciéndolo, paseándolo o estando junto a él lo privamos de la gran oportunidad de aprender a “dormir”.

Es como si tratáramos de protegerlos al extremo de que no se caigan cuando empiezan a caminar, cuando son los “caídas” las que le enseñarán a manejar esa habilidad.

Imagínense todo el trabajo que conlleva venir a un nuevo mundo, ajustarse al día y a la noche. Al estar dentro del útero de la madre durante el embarazo, el bebé duerme durante la actividad física y cuando la madre se acuesta a dormir es cuando el bebé empieza a patear y moverse. Esas primeras semanas de nacido no son nada fáciles. Sin embargo, sabemos que los recién nacidos duermen la mayoría del tiempo (16 ½ horas), el resto están despiertos. Cada dos horas una vez que el bebé se despierte debemos de acostarlo de vuelta (es el lapso que aguanta estar alerta).

A medida que crecen, el lapso no deberá extenderse de unas cuatro horas.

¿Qué pasa si nos pasamos de ese lapso?

Vamos a ponerlo de esta manera: Los bebés no son seres capaces de hacernos saber con lenguaje: “Mamá, te excediste, me debiste acostar a dormir hace un par de horas”. Lo que si pueden hacer es no dejar de llorar y colapsar cuando ya no pueden más.

Cuando nos pasamos del lapso estipulado el bebé tiende a sobre estimularse y le va a costar mucho más reconciliar el sueño. Si hubiésemos “leído” sus señales de sueño a tiempo, de seguro se hubiese dormido enseguida. Para un bebé de dos meses que su madre diga: “¡Es que no se ha dormido en todo el día!”, significa que no le indujo la siesta a su debido tiempo y el niño está agotado por la acumulación de déficit de horas necesarias de sueño.

Esto resulta en una “resistencia” al sueño, lo que desencadena un “efecto de cascada”: Entre menos horas duerme más difícil es conciliar el sueño, creando un dañino círculo vicioso.

Por lo contrario, entre más pueda dormir el niño le costará menos dormirse y estará más alerta cuando está despierto. Sabía usted que desde 1925, el doctor Lewis Terman (padre de la prueba de inteligencia Standford-Binet) publicó entre sus estudios, que los niños más dotados eran los que dormían más (Weissbluth, 1987).

¿No es eso lo que queremos para nuestros hijos, que sean inteligentes y logren lo mejor?

Aparte de una buena alimentación, está su intervención como padres y madres de familia de enseñarles que dormir es muy importante. 

La rutina es la clave del aprendizaje. Cuando se levantan en la mañana después de tomar la leche, pueden sentarse en el “bouncer” y verlos mientras ustedes están desayunando.

Háblenle, cántenle y gócenlo. Luego el baño, que por lo general induce el sueño, podríamos aprovechar para darle masajes por todo el cuerpo. Anúncienle que está llegando la hora de dormir, poniéndo música de bebé o música clásica, cerrando las persianas, preparando el ambiente. Si es amamantado o toma mamadera, hay mucha probabilidad de que se quede dormido. Colóquelo en la cuna y colóquele almohaditas que sustituyan sus brazos.

Si llegase a despertar, acariciele la carita en la cuna, dele palmaditas en la espalda o en las posaderas y arrúllelo para que se vuelva a dormir.

Si lo mece en la mecedora, deje de mecerse mucho antes de que se quede profundamente dormido, entonces cuidadosamente lo coloca en la cuna.

Si un bebé está durmiendo la siesta aunque tenga que comer, según los expertos, hay que dejarlo dormir. Obviamente está durmiendo porque su cuerpo así lo necesita.
La misma rutina se repite con el resto de las siestas y a la hora de dormir. El momento más difícil es cuando los padres llegan de sus trabajos y quieren estar con su bebé. Es ahí donde tenemos que poner las prioridades; si bien es cierto queremos jugar, a costa del sueño y la salud del bebé.

Créame que habrá muchas oportunidades para jugar. Los niños funcionan con rutinas y si los sacamos de su patrón el sueño es afectado. El otro día, fui a visitar a mi sobrinito y aunque llegué con anticipación a la siesta, el verme y jugar conmigo lo sobre estimuló y le costó tomar su siesta como usualmente lo hace. La rutina tiene una importancia preponderante en estas primeras etapas.

Muchos padres comentan que resolvieron los problemas de sueño llevando el bebé a su cama. Hay literatura que apoya esta modalidad como una manera de unificación. ¡Qué rico es tirarse y acurrucarse en la cama de mamá y papá! Otros expertos recomiendan que al dormir por sí solos no solo aprenden una habilidad natural sino que se le refuerza el concepto de seguridad. El mensaje enviado por parte de la madre cuando aprenden a dormir en su cuna es: “Yo te quiero mucho, pero tú y yo tenemos que descansar”. “Tú puedes hacerlo por ti solo, eres capaz y te felicito”.

Cuando crecen aprenden a sobrellevar los miedos de la oscuridad, los monstruos y otros factores que son normales en las etapas de desarrollo cuando crecen, en comparación a los niños que dependen de otras personas para dormir.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.