Ir al contenido principal

El Biberón (II Parte)

¿Cómo elegir el tamaño del agujero de la mamila?

El bebé debe demorarse idealmente de 10 a 15 minutos en alimentarse con biberón. Elija el tamaño del orificio que le permita demorarse este tiempo a su bebé. Por otro lado, se debe tener presente que el bebé debe esforzarse por obtener su alimento del biberón y debe además tener el control del flujo de leche que sale por la mamila, igual que lo haría del pecho materno. Durante el amamantamiento la leche no sale del pecho materno por gravedad o por goteo, sino cuando el bebé la succiona mediante el movimiento peristáltico de su lengua. El bebé debe decidir cuándo sale y cuándo no sale leche, mediante el movimiento natural de succión. Para esto, una buena mamila, especialmente en un recién nacido, debe tener un agujero con un diseño tal que salga un mínimo de leche al ponerse boca abajo (por gravedad), pero que salga la leche suficiente que su bebé necesita cuando éste succiona.


• Para bebés de 0 a 3 meses se recomienda el tamaño “S”. 

• Para bebés de 2 a 3 meses y hasta los 7 meses se recomienda el corte en “Y”, este corte permanece cerrado mientras el bebé no succione (es anti goteo) y se abre más o menos de acuerdo a la fuerza de succión del bebé. 

• De 7 meses en adelante puede utilizar el tamaño “L”, aunque en esta etapa es recomendable la transición hacia una taza para beber (tazas de entrenamiento).


¿Cómo preparar y dar el biberón?


Intente que la leche esté lo más fresca posible, si es leche materna del banco de leche, descongélela gradualmente a temperatura ambiente o en baño maría. Si es leche en polvo de fórmula, mézclela con el agua justo antes de ofrecerla la bebé, para evitar la pérdida de nutrientes y la descomposición.


Primero hay que medir el agua tibia en el biberón y luego echarle 2/3 de la fórmula con la medida prescrita. Agite el biberón perfectamente tapado hasta lograr una mezcla homogénea, evitando grumos. Una vez hecha la mezcla agregue el 1/3 restante. Si se forman burbujas espere a que hayan desaparecido antes de ofrecer el biberón al bebé, para evitar que le produzcan gases.


Lo ideal es ofrecer la leche a la temperatura del cuerpo (36° - 37°C), lo cual se puede lograr con un baño maría o con un calienta biberón eléctrico (no se recomienda el microondas). Una vez que el biberón esté preparado, vierta unas gotas sobre el dorso de la mano para verificar la temperatura. La alimentación debe ser en la misma posición que se utilizar para amamantar, intentando que sea lo más similar posible. Idealmente permita que el bebé esté en contacto con su piel para mayor tranquilidad emocional. A intervalos, debe retirar el biberón para permitir la expulsión del aire en la posición habitual. El bebé debe demorar de 10 a 15 minutos en tomar el volumen de leche recomendado por su pediatra.



Limpieza y esterilización de biberones y accesorios.


El sistema inmunológico de los bebés puede tener dificultad para combatir algunos tipos de bacterias. Por esto, se recomienda limpiar y luego esterilizar todos los biberones y accesorios.


Limpieza: Debe mover todos los restos de leche pegados a los biberones y mamilas utilizando un cepillo especial. Limpie cuidadosamente la válvula de aire y el agujero de las mamilas para que puedan funcionar correctamente. La leche pegada a las paredes del biberón es difícil de remover, por lo que recomendamos utilizar un limpiador líquido especialmente formulado para esto. Si utiliza un detergente común, debe enjuagar varias veces para asegurarse que no queden residuos tóxicos dentro de la botella.


Esterilización: Una vez limpios proceda a esterilizar todos los accesorios. Existen varios métodos, la olla con agua hirviendo (5 minutos aproximadamente), en el microondas o en un esterilizador eléctrico a vapor. Este último método es el más cómodo porque permite descansar mientras se esterilizan y dejar los accesorios estériles dentro del esterilizador por 24 horas. Siempre siga las instrucciones del fabricante.



¿Sabías qué…?


Antiguamente los biberones funcionaban insertando una mamila de caucho a presión sobre el cuello de la botella. Este sistema era poco apropiado, pues por un lado el cuello de la botella era muy angosto dificultando su limpieza y, por otro lado, la mamila no tenía válvula de aire por lo que a medida que iba saliendo la leche del biberón la mamila se iba contrayendo hasta que el bebé ya no podía seguir succionando.


Para solucionar este problema Pigeon inventó hace casi 60 años el sistema de rosca que actualmente se utiliza prácticamente en todos los biberones del mercado.


En este sistema, la mamila se inserta en una rosca que luego se atornilla en la botella. Esta forma es más higiénica ya que se manipula menos la mamila y el cuelo de la botella puede ser más ancho facilitando su limpieza. Otra ventaja es que permite tener una válvula de aire en la mamila, que permite la entrada de aire a la botella durante la alimentación del bebé. A medida que el bebé se alimenta y va saliendo la leche del biberón, se va produciendo un vacío dentro de la botella, haciendo que baje la presión. Como la presión fuera de la botella es mayor, la mamila se contrae impidiendo que el bebé succione correctamente. La válvula de aire o de ventilación permite que entre aire a la botella a media que va saliendo la leche, manteniendo la presión dentro de la botella. Los biberones de Pigeon tienen esta válvula que consiste de un pequeño agujero en el borde de la base de la mamila.


Procure tenerla siempre limpia para su buen funcionamiento.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.