Ir al contenido principal

Que hacer cuando se presenta la diarrea infantil

La diarrea es una enfermedad que se caracteriza por el aumento del número de veces que el niño evacua. Las heces pueden ser blandas, líquida o semi-líquida. Puede que el niño presente fiebre o vómitos. 

Causas de la diarrea en los niños y bebés

La mayoría de las causas en los niños es por virus, aunque existen otras causas. Los niños con diarrea viral se "sienten mal". La diarrea en niños y bebés tiene numerosas causas entre las cuales están las enfermedades, infecciones, sensibilidad a los alimentos, antibióticos y el consumo excesivo de frutas o jugos de frutas. Lo que come o bebe un niño también puede empeorar la diarrea. Algunos tipos de diarrea pueden aliviarse con cambios en la dieta.

Tratamiento y prevención de la diarrea en los niños y bebés

El peligro de la diarrea es la deshidratación. El niño no debe dejar de comer. No suspenda la leche materna y suministre al niño suero oral cada medica hora. El suero casero es mas que recomendable: para cada litro de agua hervido y reposada, añada 8 cucharadas rasas de azúcar y 1 cucharadita de sal. 

La prevención es muy importante. Lave bien los alimentos, lave siempre las manos antes de manipular los alimentos, hierva los chupetes y mantenga el cubo de basura siempre tapado. Si el niño es menor de seis meses y presenta sangre en las heces, vómito frecuente, dolor abdominal, llanto sin lágrimas, pierda del apetito por líquidos, fiebre alta, mas de 3 evacuaciones al día, pérdida de peso, y sed extrema, acuda al médico rápidamente. 

En general, se recomienda seguir suministrando los alimentos normalmente. Anteriormente se aconsejaba como tratamiento dejar descansar los intestinos, pero la teoría actual sugiere que se continúe con la alimentación, ya que así la diarrea será más fácil de tratar. La mayoría de los niños pueden reponer los nutrientes que pierden por la diarrea si aumentan la cantidad de comida ingerida.

En los bebés, se debe continuar siempre con la alimentación materna o con fórmula

Muchos niños desarrollan intolerancia a la lactosa en forma leve y temporal. Continuar con productos lácteos puede prolongar la diarrea, pero también puede permitir un regreso más temprano a la dieta normal. Los bebés que estén consumiendo alimentos sólidos pueden continuar haciéndolo, siempre que puedan comerlos sin vomitarlos.

El apetito normal es, muchas veces, el último comportamiento en normalizarse después de una enfermedad y los niños deben tener la oportunidad de retomar, sin prisa, sus hábitos alimenticios normales. No hay una dieta específica que se recomienda para combatir la diarrea, pero los niños suelen tolerar mejor las comidas blandas. Los alimentos ricos en fibras, como los almidones, las frutas y las verduras, ayudan a producir heces más firmes. Los jugos de frutas pueden producir heces menos consistentes.

El consumo de líquidos es muy importante, porque un niño con diarrea se deshidrata fácilmente. La deshidratación es una afección grave en los bebés y en los niños. Hay que reponer los líquidos perdidos. Excepto en los niños más gravamente deshidratados o en los que no pueden beber sin vomitar, los niños pueden reponer los líquidos (rehidratarse) bebiendo.

Para la mayoría de los niños, cualquier líquido al que están acostumbrados es adecuado. Beber demasiada agua sola, a cualquier edad, puede ser dañino porque el agua no contiene azúcares ni electrolitos importantes, como el sodio. Entre las soluciones diseñadas para la rehidratación están las sales de rehidratación oral de la Organización Mundial de la Salud y Rehydralyte. Otros productos, como Pedialyte e Infalyte, pueden ayudar a mantener la hidratación en un niño y a evitar la deshidratación. Algunas de estas soluciones están disponibles en los supermercados y farmacias y se venden sin receta, aunque debe consultar con su médico antes de usarlos en lactantes.

Las paletas y las gelatinas pueden ser fuentes excelentes de líquidos transparentes, especialmente si el niño está vomitando. Así se puede administrar cantidades sorprendentes de líquidos al niño, pero lentamente, sin llenar demasiado el estómago. Esto es especialmente importante si el estómago ya se encuentra irritado por una infección.

Para la mayoría de los niños, es suficiente beber más líquidos, pero ocasionalmente es necesario administrar líquidos por vía intravenosa (i.v.). Los líquidos administrados por vía i.v. también corrigen más rápido la deshidratación. 

Para algunos niños, retornar a su dieta anterior puede llevar a una repetición de la diarrea. Esto generalmente se debe a pequeñas dificultades del intestino para absorber los alimentos normales. Este tipo de diarrea puede tener características diferentes de las de la diarrea que se presentó con la enfermedad en sí y también dura poco y no requiere tratamiento, siempre que no hayan otros síntomas.

La diarrea causada por antibióticos puede reducirse dando al niño yogur elaborado a base de cultivos activos vivos (se indicará su presencia en el envase). Si la diarrea persiste, consulte con su médico el posible cambio o suspensión del antibiótico. No se debe suspender el tratamiento antibiótico sin consultar con el médico de su niño.

Cuando de debe llamar al médico con un bebé o niño deshidratado

La diarrea es grave o dura más de 2 ó 3 días. 
La diarrea contiene sangre o mocosidad. 
La diarrea recurre una y otra vez o el niño está perdiendo peso. 
El niño tiene signos de deshidratación (llame inmediatamente).
La diarrea está acompañada por múltiples episodios de vómitos, fiebre o cólicos abdominales. 
La diarrea se presenta en la semana después de haber viajado fuera de Estados Unidos o después de una salida de campo (la diarrea puede ser causada por bacterias o parásitos y puede requerir tratamiento). 

El médico puede recetar medicamentos para ayudar a controlar la diarrea. Los medicamentos antidiarréicos de venta libre pueden ser ineficaces o potencialmente peligrosos. Consulte con su médico antes de usar antidiarréicos de venta libre.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.