Ir al contenido principal

Comentarios sobre la lactancia prolongada

Tras varias entradas comentando los argumentos que algunos profesionales de la salud ofrecen a las madres que dan el pecho de manera prolongada hoy os ofrecemos la última, que viene a continuar las críticas que médicos y ginecólogos pueden llegar a hacer hacia la lactancia prolongada.

Esperemos que, como hemos comentado en otras ocasiones, los profesionales se reciclen, actualicen los conocimientos que tienen acerca de la lactancia y, sobretodo, que eviten hacer juicios de valor y que sean respetuosos (parece mentira que haya que “pedir” respeto, pero muchas de las frases y críticas son eso, increíbles faltas de respeto hacia las madres que dan el pecho).
“Si te duelen los pezones, desteta”

Esta frase la dijo un ginecólogo a una madre que amamantaba a su bebé de pocos días, que le comentó que le dolían los pezones al darle el pecho.

Supongo que se quedó “más ancho que largo”, porque solución, lo que se dice solución, no ofreció ninguna. “Si te duele, pues no le des” es como decirle a alguien que “si te duele el pie cuando corres, dejes de correr”. Vamos, que equivale a no decir nada, porque la madre ya sabe que si quiere deja de amamantar y el dolor desaparece instantáneamente.

Una pena, teniendo en cuenta que hay muchas cosas por hacer y por intentar antes de decirle a una madre que deje de dar el pecho.
“A partir de los 2 años es malo para su desarrollo”

Esto lo dijo un médico al hablar con una madre que amamantaba a su hija de 3 años. En primer lugar creo que deberíamos felicitar a este profesional por aceptar la lactancia prolongada hasta los 2 años (mucho para lo que estamos acostumbrados a leer), sin embargo, por no sé qué razón u opinión personal, considera que a partir de los 2 años es malo para el desarrollo.

Como sabéis, la OMS dice que lo ideal es que un bebé mame hasta los 2 años y después el tiempo que ambos quieran. Lawrence Gartner, presidente del grupo de trabajo de lactancia de la AAP (Asociación Americana de Pediatría) explicó en la última declaración que se ha hecho al respecto, que data de 1997, que “la Academia no ha establecido un límite (para la lactancia).Hay niños que son amamantados hasta los 4, 5 o 6 años. Esto puede ser poco frecuente, pero no perjudicial”.

No existen estudios que demuestren que los niños que toman el pecho más de dos años tienen peor desarrollo que los que lo dejan a los dos años o antes. Como se dice habitualmente, una persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. En este caso, la leche materna sigue siendo beneficiosa, incluso a los dos años, hasta que se demuestre lo contrario.
“A partir de los 6 meses la leche materna es agua sucia”

No agua, ni aguachirri, ni leche que no alimenta, directamente “agua sucia”. Porque mira, si aún fuera agua, pues eso que se lleva el niño a los seis meses, líquido que calma la sed, pero claro, si está sucia, mal tema.

Y me pregunto yo, con la cantidad de niños que tienen siete meses o más y siguen tomando el pecho, ¿cómo no se intoxicarán o algo así con tanta agua sucia saliendo de los pechos?
“A quien das de mamar, ¿a ese niño? Ya es muy mayor, destétalo o no te podré dar Amoxicilina. Si no le quitas la teta y te lo tomas y tu hijo se muere será por tu culpa”

Esta es una de mis favoritas, básicamente porque es una de las más lamentables. El médico que la verbalizó soltó en un momento tres o cuatro perlas dignas de analizar.

Empieza con un juicio de valor (“ese niño ya es muy mayor”), ya que el hecho de que sea pequeño o mayor es algo que a él no debería importarle lo más mínimo y sigue con una orden innecesaria (“destétalo o no te podré dar amoxicilina”), porque la amoxicilina es un antibiótico compatible con la lactancia. De hecho, es tan compatible que cuando un niño sufre alguna infección suele tomar amoxicilina (lo más seguro es que, siendo el niño algo mayor, lo haya tomado alguna vez), por lo que es absurdo prohibir dar el pecho tomando amoxicilina si cuando el niño lo requiere se le receta el mismo antibiótico.

Si además tenemos en cuenta que el niño es ya mayor, el riesgo es mucho menor. El niño ya no toma leche en exclusiva, sino que toma otros alimentos y la cantidad que toma para su peso es proporcionalmente menor que la de un bebé que sólo toma leche materna. Además es un niño con un intestino más maduro y con mucho más peso y por esta razón la cantidad que pueda pasar por la leche y que el niño pueda llegar a digerir afecta mucho menos.

La última frase podría definirse como hilarante. Hay cientos de maneras de explicar los riesgos que algo conlleva. No creo que “si tu hijo se muere será por tu culpa” sea la más adecuada ni la más ética (y menos cuando no es cierto).
“Tu leche ya no le aporta nada, sólo le pasas los gérmenes”

Que la leche sigue aportando nutrientes y defensas, sea cual sea la edad del niño, lo sabemos todos, así que no hace falta ahondar más en ello. Sobre el tema de los gérmenes, pues sí, claro que pasan gérmenes, igual que pasan cuando un bebé chupa un biberón, cuando toma los gérmenes que hay en la leche artificial, cuando se lleva la mano a la boca, cuando mamá le da un beso, cuando le coge la tía Pascuala, esa que no se lava las manos antes de coger al niño porque dice que eso son tonterías, cuando le coge la tía Paquita, esa que sí se lava las manos y que le toca la boquita para que diga “ajó, ajó”, cuando…
“Eres una irresponsable y una tercermundista, darle teta habiendo leches artificiales buenísimas”

Desde luego que sí. Irresponsable y tercermundista son dos de las palabras que las mujeres que acuden al ginecólogo desean recibir cuando éste ve que están dando el pecho. Desde luego “con lo buenas que son las leches artificiales”, no sé cómo puede seguir habiendo mujeres empeñadas en hacerse las “tercermundistas”.

En fin, creo que no necesita más comentarios.
Ojalá esto sea sólo una anécdota dentro de poco

Pues eso, ojalá dentro de poco (meses, años), alguien pueda entrar a leer esto y diga: “uff, es verdad, hace tiempo había sanitarios que te decían estas cosas por dar el pecho. Menos mal que los tiempos han cambiado, los profesionales son más conscientes y responsables con la información existente sobre la lactancia materna y son mucho más respetusosos con las madres”. Ojalá.


Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.