Ir al contenido principal

Seguridad de nuestros bebes en natacion


Los pediatras debemos responder dos preguntas fundamentales respecto a la natación para bebés y niños:

1- ¿Cuáles son las ventajas de la actividad para niños y padres? y
2- ¿Es segura la actividad en cuanto a accidentes y enfermedades?

Con respecto a la primer pregunta resalta el placer y disfrute que produce la actividad, que estimula la capacidad de juego de niños y adultos y favorece el vínculo entre padres y niños a través del contacto piel a piel.

Para responder a la segunda pregunta, los pediatras contamos con las declaraciones de los comités de la Academia Americana de Pediatría. En el año 1980 el Committee on Pediatric Aspects of Physical Fitness, Recreation and Sports de la Academia publicó en la revista Pediatrics su primera declaración, que recomendaba lo siguiente:

1. Si un padre desea enviar a su niño menor de 3 años a clases de natación infantil, lo debe hacer respetando la relación uno a uno en el agua, con el padre o un adulto responsable. Las clases de natación grupales deben reservarse para niños mayores de 3 años.

2. La instrucción deberá hacerse solo por instructores preparados en piscinas adecuadamente mantenidas.

3. Los niños con problemas médicos conocidos deberán recibir autorización de sus pediatras.

4. Se deben efectuar estudios controlados que clarifiquen acerca de los posibles riesgos para los pequeños que participen en programas de natación para bebés.

5. La gente que posee una piscina en su casa debe ser estimulada a aprender a reanimar correctamente a una persona accidentada en el agua.

6. Deben hacerse esfuerzos para prevenir el ahogo por inmersión en los niños para lo que:

se deben proteger las piscinas con defensas que las hagan inaccesibles.
asegurarse en el área de la pileta el control y la supervisión por adultos responsables de todos los menores que no sepan nadar.
colocarles a los menores salvavidas adecuados cuando estén cerca de espejos de agua y en embarcaciones.

En el año 1984, el Committee on Pediatric Aspects of Physical Fitness, Recreation and Sports publicó un comunicado en el que desaconsejaba la actividad, basado en comunicaciones publicadas en algunas revistas de casos anecdóticas. Decía especialmente:

1. Todo padre que anote a su hijo en un programa de "ajuste acuático", debe comprender y aceptar los riesgos.

2. Para reducir riesgos, todo programa de natación infantil debe seguir las normas de la YMCA a saber:
prohibir la inmersión de la cabeza
mantener una adecuada temperatura del agua

3. En el agua se debe mantener la relación uno a uno con un padre o adulto responsable. La instrucción en grupos debe quedar para los niños de mas de 3 años.

4. La instrucción debe ser hecha por instructores calificados, capaces de realizar la reanimación cardiopulmonar.

5. Los niños con problemas médicos conocidos deberán recibir autorización de sus pediatras.

6. Se deben efectuar lo antes posible estudios acerca de la frecuencia de riesgos

Concluía que hay poca justificación para hacer nadar a los bebés y que existirían riesgos en esta actividad (giardiasis, intoxicación hídrica con convulsiones y falsa sensación de seguridad.)
A mi parecer, a las recomendaciones de ese año se le pueden formular las siguientes críticas: primero, que los riesgos sugeridos no se basan en estudios controlados sino en comunicaciones anecdóticas y a casos aislados y que en los estudios epidemiológicos acerca de asfixia por inmersión en niños, no hay un solo caso atribuible a los programas de natación para bebés.

Finalmente, en el año 2000 la Academia publicó una declaración conjunta del Committee on Sports Medicine and Fitness y del Committee on Injury and Poison Prevention, en la cual cambió radicalmente la posición de oposición a la natación para bebés. Entre sus recomendaciones afirma que:

1. Los niños no están desde el punto de su desarrollo madurativo preparados para lecciones formales de natación hasta los 4 años cumplidos.

2. Los programas acuáticos para bebés no deben promoverse como una manera de disminuir el riesgo de asfixia por inmersión.

3. Los padres no deben sentir que sus hijos "saben nadar" ni que pueden estar "seguros" en el agua luego de participar en esos programas.

4. Siempre que un bebé esté en el agua un adulto teniendo al niño al alcance de su mano.

5. Todo programa para bebés debe incluir información a los padres acerca de las limitaciones madurativas (motoras y conciencia de peligro), los riesgos del agua, las estrategias para prevenir la asfixia por inmersión y el rol y la responsabilidad de los adultos en y alrededor del agua.

6. La hipotermia, la intoxicación hídrica, y la posibilidad de contagios pueden ser prevenidas mediante recomendaciones medicas existentes, y no deben impedir que los bebés participen y experimenten en programas acuáticos adecuados

"Nosotros nos adherimos completamente a estas recomendaciones afirmando que si se respetan las condiciones descritas en la declaración del año 2000, la natación para bebés es una actividad placentera y segura, y nosotros la recomendamos a nuestros pacientes."

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.