Ir al contenido principal

Que es el Control de esfínteres?

Si podemos pensar que el control de esfínteres es un proceso difícil, ambivalente, desprolijo y cultural, también sabremos entender que este cambio este lleno de idas y vueltas, y que puede resultar extraño en un comienzo. El bebé viene conociendo el mundo de determinada manera y de golpe se enfrenta con la necesidad de esperar, retener, hacer su pis y caca en un lugar especial, aceptar que hay normas que cumplir para poder ingresar al mundo de la cultura y ser aceptado. 
Esto nos permitirá estar alertas y a la vez relajarnos para poder mirar y ayudar a nuestro hijo a que lo logre. 
Mirar significa, mirarlo a él en particular, cómo está, qué hace, qué no hace, qué espero de él, cómo se siente, y a partir de allí seguramente habrá recursos para contenerlo, conociéndolo, aprendiendo con su aprender a tolerar los devenires de su aprendizaje de control. 
Estas son algunas de las pautas para tener en cuenta que esperamos que sean útiles para poder acompañar un poquito más la complejidad de este "gran momento de crecimiento en la vida de nuestros chicos"
El control de esfínteres es…

•el resultado de un proceso que tiene idas y vueltas, no es lineal y admite, desprolijidades, como todo aprendizaje nuevo que intentamos.

•un paso de suma importancia en el desarrollo mental, emocional y social del niño.

•la primera vez en que el niño toma la decisión de no dejar libre curso a la satisfacción de sus necesidades.

•hacerse cargo de la incomodidad de la tensión que significa controlar

•asimilar la ley de los adultos para integrarse al mundo e ingresar a su cultura. O sea, aceptar que hay reglas básicas y conductas que como papá y mamá esperamos de él o ella..

•darse cuenta de sus necesidades, querer y ser capaz de controlar sus esfínteres hasta que encuentre el lugar conveniente e indicado.

•Un proceso que da la oportunidad de mirar al niño y a la niña y revisar el vínculo familiar hasta el momento.

•Crecer…
El control de esfínteres no es…

•sólo mantener seco el pañal.

•una carrera contra el tiempo.

•el mero aprendizaje de un hábito mecánico.

•algo, que se logra solo por ser entrenado o educado.

•una actividad que se logra de una vez y para siempre

•conveniente elogiarlos demasiado si lo logran, ni enojarse ni reprobarlos ni humillarlos con gestos o palabras despectivas si no lo logran.

•poner expectativas desmedidas sobre ellos, ni compararlos con otros niños.

•una decisión exclusiva del adulto o del niño.
¿Qué necesita un niño para lograr el control de esfínteres?

•Que sean respetadas sus iniciativas.

•Confiar en sus capacidades.

•Respetar los ritmos propios de desarrollo.

•Sentirse "sostenidos" y "contenidos" por redes de seguridad afectiva con relaciones estables, continuas, cálidas.

•Acompañarlo en el desarrollo del sentimiento de eficacia y autoestima que lo alientan a:
- la exploración de sus propias capacidades
- la apropiación de las reglas de comportamiento y costumbres de la sociedad en la que se cría, se educa y crece.
- la apropiación del sistema de valores de su familia y de su comunidad
- ingresar al sistema de límites y prohibiciones.

•Ser acompañados con empatía comprensiva en sus esfuerzos.

•Respetar la iniciativa de asumir la responsabilidad que los posicione cada vez más satisfactoriamente frente a lo esperado por los adultos

•Tener conciencia de sí, utilizando el YO y el MIO.

•Poseer lenguaje comunicacional. (poder ser entendido)

•Tener noción de su esquema corporal básico. (brazos, piernas cabeza panza, cola, etc.)

•Reconocer las nociones de arriba, abajo, adentro afuera, delante detrás.

•Tener experiencias de primeras elecciones (ropa, juguetes)

•Tener experiencia de algunas despedidas previas (chupete, mamadera, cuna con barrotes)

•Poseer destrezas motrices que le permitan agacharse, girar, subir, bajar, saltar.

•Tener habilidad para subirse y bajarse el pantalón, calzoncillo o bombacha solito o solita.
  1. Diferentes etapas que atraviesan los chicos en su proceso de aprendizaje del control de esfínteres
  2. Hacen pis y caca en el pañal, sin mostrar ningún interés respecto al tema.
  3. Avisan que se hicieron luego de que están sucios.
  4. Avisan mientras están evacuando sus esfínteres.
  5. Registran la necesidad fisiológica de hacer pis y caca y pueden avisar antes.
  6. Tienen ganas, avisan y llegan al baño sin que se les escape. Pueden esperar. 
  7. Algunos datos para tener en cuenta

•Por lo general comienzan a controlar primero de día y luego de noche.

•Por lo general se controla primero la orina y luego las heces.

•Existe "el shock de la primera vez", entre la primera vez que deposita su pis y/o su caca en la pelela o inodoro, y las siguientes, pueden pasar entre 1 semana ó varios meses.

•Las nenas suelen lograr el control un tiempo antes que los varones.

•El 90% de los niños controla esfínteres entre los 2 y 3 años sin necesidad de ser entrenados.

•El control definitivo se da aproximadamente a los 6 años.

•Ante cualquier situación especial es esperable que se den retrocesos.

•Entre los pañales y la ropa interior existen bombachas y calzoncillos de aprendizaje que son útiles para favorecer este período de transición. 

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.