Ir al contenido principal

La canastilla del bebe

Si tras quedarte embarazada ya has investigado un poquito sobre los requerimientos "materiales" de tu bebé en los primeros meses de vida, te habrás dado cuenta de que alrededor del nacimiento de un pequeño hay una enorme y floreciente industria que tienta a las madres y padres con supuestas necesidades básicas para su retoño. 

Y es que, cuando llega un nuevo miembro a la familia, sobre todo el primero, todos quieren que tenga lo mejor de lo mejor, lo último, y la tierna y delicada estética que empapa todos los objetos relacionados con los bebés hace aún más irresistible y tentadora la compra desenfrenada del arsenal para el recién llegado. 

Por ello, queremos ayudarte a discernir entre lo realmente imprescindible y aquello que no necesitas, aunque la amable vendedora insista en que "es la última tendencia en pediatría y todos los bebés de los Beckham lo han tenido". Comenzaremos por el armario del recién nacido. 

¡Todo es tan bonito, tan minúsculo! ¡Esos mini tejanos, esas deportivas de marca que parecen pequeños llaveros pero cuestan lo mismo que unas de adulto, esa camiseta del equipo de fútbol preferido de su papá...! Craso error. 

PRENDAS CÓMODAS Y TEJIDOS NATURALES 

Piensa, en primer lugar, que los recién nacidos crecen a un ritmo vertiginoso en los primeros meses, con lo cual la ropa se les queda pequeña constantemente. Olvida las suaves angorinas, que aparte de tener precios desorbitados, son peligrosas porque la pelusa que desprenden puede obstruir las vías respiratorias del bebé.

Para esos primeros meses, apuesta por prendas cómodas, básicas y de tejidos naturales, en especial el algodón. Hazte con bodys y pijamas resistentes, ya que serán lavados a menudo, arrullos o toquillas de algodón o toalla. 

En esos primeros meses, los bebés no necesitan calzado: no caminan y sólo oprimirá sus piececitos. ¡Y pueden perder uno al salir de paseo! Mucho mejor que inviertas en calzas y medias de algodón que mantengan sus piececitos cálidos y cómodos, y que ahorres ese dinero para invertir en un buen calzado ergonómico cuando llegue el momento de los primeros pasos. 

Los bebés no regulan la temperatura corporal igual que los adultos, así que en verano no le envuelvas en lazos y moñas: ropita simple y fresca. En invierno, la mejor inversión es un buen “mono de bebé” que lo mantenga cálido en el exterior. 

AJUAR AUSTERO

¿Qué decir del mobiliario? Cambiadores, bañeras, cunas, cunas de viaje, parques o corralitos, hamacas, sillitas, cucos, moisés, coche de capota, todoterreno... ¡Por favor! Si te dejas llevar, ¡no tendrás espacio en el dormitorio para llegar hasta tu pequeño! Obviamente, la cuna es imprescindible, pero te proponemos que compres una de viaje que puedas llevar contigo a cualquier parte y plegar y guardar cuando tu hijo ya no la necesite. Una buena cuna de viaje incorpora además un accesorio que permite su uso en los primeros meses de vida y que después se retira. 

Además, te servirá como parque o corralito para que el niño juegue con sólo retirar el colchón. Como tu bebé no necesita el ajuar de María Antonieta, es mejor que inviertas en sólo dos juegos de sábanas, pero de buena calidad, como las de hilo de algodón. Otra buena compra es un saco de dormir con cremallera en el que se mete al bebé y que deja sus brazos y cabecita libres. 

De esta forma el pequeño no se destapa y no hay riesgo de asfixia: olvida las adorables mantas de tacto aterciopelado, pues también son peligrosas hasta los ocho meses. El cambiador, que a menudo incorpora una bañera de bebé, tampoco es estrictamente necesario. Cada vez son más las personas que optan por adaptar la parte superior de una cómoda, extendiendo sobre ella una colchoneta. La pequeña bañera la puedes comprar por separado (son más baratas) y guardarla en el interior de tu propia bañera. 

Resueltos ya los apartados de sueño y aseo, llega el momento de pasear. Hoy en día, es más complicado elegir un carrito de bebé que un vehículo para la familia. La oferta es interminable y agotadora. Pero ¡ojo!. En el carrito sí te conviene elegir calidad y solidez por encima del diseño. Lo más recomendable son las combinaciones de moisés, “silla-huevito” y coche, que podrás usar hasta los tres años de tu hijo. 

Además, la “silla-huevito” en muchos casos está adaptada para su uso como silla de viaje durante algunos meses y también hace las veces de hamaca. Asegúrate de que esté homologada y todos sus elementos cumplan la normativa de seguridad vigente. Por último, ya sabemos que la llegada de un bebé trae consigo un aluvión de bien intencionados regalos de familiares y amigos. Hoy en día tienes la opción de abrir una "lista de nacimiento" en una tienda especializada. Es el mismo concepto que el de las listas de boda. 

De esta forma, no te encontrarás con objetos repetidos, sino que quienes quieren hacer un obsequio para el recién nacido sabrán exactamente qué necesitas y podrán elegir un regalo ajustado a su presupuesto.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.