Ir al contenido principal

Cuando se hes la hermana mayor

Anita, la reina de la casa ya creció y tiene tres años recién cumplidos. Es la primera nieta de los abuelos por ambas partes. Los tíos y tías proporcionan toda la atención con regalos y salidas especiales al cine o a comer helado.

Es la consentida de papá y los ojos de su mamá. La pusieron en clases de ballet y se ve divina con su faldita y su moñito de flores.

Un buen día los padres informaron a sus familiares que estaban esperando un bebé. Qué oportunidad más especial para compartir la noticia con Anita hablándole de dónde vienen los bebés.

En los dos primeros años los niños forman conciencia de su sexo, el sentido de su persona, su imagen y a la vez que desarrollan su conducta, la coordinación motora fina y sus sentimientos hacia los demás.

No estamos acostumbrados hablar de la sexualidad y mucho menos cómo explicárselo a una niña de tres años. Sin embargo, decirle que el bebé está en la barriga junto con el arroz con pollo que acaban de comer puede dar una idea equivocada de lo que realmente está pasando con su mamá. A los niños hay que explicarles en un lenguaje adecuado a su edad lo que está ocurriendo. Por ejemplo: Dame tu mano Anita, (colocándola sobre su útero) aquí donde estás tocando está creciendo un bebé en mi útero que está cerca del estómago. Papá y mamá se aman y como fruto de ese amor vamos a tener otro bebé. Queremos que seas la hermanita mayor. A medida que vaya creciendo el bebé, mi vientre se hará más grande.

Hay muchos libros que explican con un lenguaje elemental cuando viene un nuevo hermanito (a). Tener un libro con figuras es una guía visual que ayudará Anita a crear un concepto concreto de lo que está ocurriendo. Es importante utilizar los nombres correctos de los órganos reproductivos, entre más familiarizado esté el niño con las partes de su cuerpo, más natural será el aprendizaje.

Es positivo mostrarle a Anita a otras madres con varios meses de embarazo para que vea cómo estará mamá en un par de meses. Hacer un calendario para que Anita participe en la llegada del bebé, colocando calcomanías cada vez que la madre cumple un mes más de embarazo, hará fascinante y amena la espera.

Para que Anita no se sienta excluida de la novedad, podemos hacerla participar en la escogencia de los colores y decoración del cuarto de su nuevo hermanito (a), también podría opinar sobre el nombre del bebé si ya se conoce el sexo. A medida que el embarazo avanza, podemos avisarle Anita cuando el bebé se está moviendo o que pueda escoger música de su agrado para que el bebé la escuche.

Para asegurar que Anita no se sienta desplazada, ya que toda la atención estará enfocada en los preparativos del cuarto y los regalos recibidos en las fiestas, podemos iniciar una tradición mucho antes del nacimiento. La tradición será darle un espacio especial a Anita, ya sea saliendo con ella o meramente anunciándole que compartirán una “hora especial”. Podríamos preguntarle: Anita, qué deseas jugar, luego debemos complacerla en lo que ella desee en ese momento. Por ejemplo, si decide jugar a la cocina usted se convertirá en catador de “los deliciosos platos” que ella le prepare. En ese espacio, Anita podrá ventilar sus fantasías y deseos de estar con usted, asegurándole así que tiene su atención exclusiva, la seguridad y amor que ella necesita. Se recomienda que esta actividad sea ejecutada individualmente con cada padre. Si hay algo que recordarán sus hijos para toda la vida es el tiempo que jugaron con ellos.

Cuando se aproxime el día del parto, podemos volver a leer el libro acerca de la “hermanita mayor” y escuchar las preguntas que pueda tener. No olvide comprarle un regalo de parte de Anita a su nuevo bebé y otro para Anita de parte del bebé. Es una bienvenida que ellos no olvidarán. Tómele fotos a Anita junto a su “nuevo” bebé para que pueda mostrar en su escuelita maternal o a sus vecinos y amigos.
Luego de varios días del nacimiento, Anita puede desarrollar conductas regresivas como lo son: mojar la cama, desear leche en mamadera, hablar como bebé o chuparse el dedo. Todo ello puede ocurrir y es totalmente normal. Debemos asegurarnos de seguir teniendo una “hora especial con Anita”.

Si ella verbaliza que quisiera que regresen el bebé al hospital, no le diga “no debes decir eso”, ya que estaríamos negándole los sentimientos que atraviesa. Podemos contestar algo así como: Está bien que te sientas enojada, a veces yo también lo estoy, pero ayuda si hablamos al respecto. Pregúntele a menudo: ¿Cómo se siente ser la hermanita mayor?, ¿Qué te gusta de tener a un bebé en la casa? Entre más reconozcamos sus sentimientos y los animemos a hablar, mejor será la transición a tener un nuevo bebé en casa.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.