Ir al contenido principal

Consejos para el bebe en Verano

Así como hemos dado consejos para la embarazada en verano, queremos hoy ocuparnos de los más pequeños, quienes también requieren cuidados especiales en esta época del año. Por eso, reunimos en estos diez consejos para los bebés en verano aquellas cosas que debéis tener en cuenta en los meses estivales.
1) Mantener al bebé hidratado

Los bebés son más vulnerables a la deshidratación que los adultos dado que la proporción de agua en su cuerpo es mayor y su equilibrio más débil. Una excesiva pérdida de líquidos puede tener graves consecuencias para su organismo, es por ello que hay que tener especial precaución en verano.

Si toma pecho no hace falta darle agua, pero es recomendable aumentar la frecuencia de las tomas. Si toma biberón habría que ofrecerle agua mineral para reforzar las tomas. Otras recomendaciones a seguir son: mantener su piel hidratada, vestirlo con ropa fresquita, cubrirle la cabeza, no exponerlo al sol durante las horas centrales del día y ofrecerle alimentos frescos, como por ejemplo las refrescantes frutas de verano.



2) Disfrutar de los juegos al aire libre

El juego es la esencia de la infancia, y si es al aire libre, además de aprender, desarrollarse y entretenerse disfrutan de todo lo que la naturaleza tiene para ofrecerles. La playa, la piscina, el parque, la montaña son los mejores espacios para el juego al aire libre de los niños.

El buen tiempo que ofrece el verano propicia momentos de esparcimiento y diversión. Aparte, siempre con precaución, la exposición al sol es una excelente fuente de vitamina D, que favorece la absorción del calcio y mejora la salud ósea de los pequeños.
3) Extremar la precauciones de seguridad

Siempre que hay agua y niños, toda precaución es poca. El riesgo de ahogamientos en verano es muy alto. No es por asustar a nadie, pero en verano hay que extremar las precauciones de seguridad en piscinas y en el mar.

Los bebés no deben quedar sin vigilancia ni por un segundo, si váis a la playa o a sitios con mucha gente es conveniente colocarles una pulsera de seguridad con el número de teléfono de los padres. También es importante tener en cuenta los riesgos de los manguitos, los flotadores y demás juguetes hinchables.
4) Flexibilizar las rutinas

El verano, especialmente las vacaciones de verano, son la época ideal para descansar en familia y olvidarse de horarios y de rutinas. Si somos más flexibles, tanto en esto como con respecto a los deseos del bebé, los días de vacaciones serán disfrutados por todos por igual. Que no pasa nada porque un día el bebé no se bañe o no duerma la siesta a la hora que lo hace habitualmente.
5) Protegerlo del sol

La piel del bebé es extremadamente sensible a las radicaciones solares. Es imprescindible protegerlo del sol con sombreros, gafas de sol para evitar problemas oculares, ropa transpirable y por supuesto, crema con factor de protección solar. Debe usarse el fotoprotector más adecuado para su tipo de piel, siendo el recomendado para los bebés una protección no menor de FPS 20 e idealmente de 40 o 50.

Tan importante como elegir la protección solar más adecuada es aplicar correctamente la crema solar al bebé, siempre 30 minutos antes de la exposición al sol y evitando las horas de sol más directo.
6) Buena alimentación

Es probable que durante la época de verano el niño tenga menos apetito o coma menos de lo habitual. Como nos sucede a los adultos, el calor no nos da ganas de grandes comilonas. Estar bien alimentado no significa alimentarse mucho, sino adecuadamente. No te preocupes si no ingiere primer plato, segundo plato y postre. Se pueden suplantar comiendo más veces al día y por supuesto, bebiendo mucho líquido.

Hay que respetar al bebé si quiere comer menos, pero es importante mantener una alimentación variada, rica en frutas, verduras y cereales que ayudarán a mantenerlo hidratado y con energía. Aprovecha las frutas de temporada para prepararle zumos o batidos y cambia las comidas copiosas por otras más frugales.

Si el bebé tiene menos de seis meses y aún no se le ha introducido la alimentación complementaria, como hemos dicho más arriba las tomas del pecho deberían ser más frecuentes y las de biberón reforzadas con agua mineral.
7) Evitar intoxicaciones alimentarias

En verano aumentan las posibilidades de sufrir una intoxicación alimentaria pues las bacterias proliferan con el calor. Por eso, hay que cuidar que los alimentos no pierdan la cadena de frío y extremar las precauciones en el transporte y almacenaje de la comida del bebé.

No es conveniente llevar el alimento del bebé a la playa o la piscina si no es en una conservadora de frío. Hay que aumentar las medidas de higiene a la hora de prepararlos, así como escoger alimentos siempre frescos y lavarlos muy bien.
8) Evitar un golpe de calor

Los bebés son más proclives a sufrir un golpe de calor debido a que su mecanismo de regulación corporal es aún inmaduro. El golpe de calor es la consecuencia de la exposición a temperaturas muy altas y necesita atención urgente para intentar bajar la temperatura corporal, además de tratamiento médico.

Para evitarlo, hay que proteger al bebé del rayo de sol directo, cubrir siempre su cabeza con una gorra, evitar las horas de más calor del día, permanecer en un lugar fresco, beber agua y tomar alimentos frescos. Y por supuesto, nunca dejar al bebé en el coche a pleno sol.
9) Prevenir una otitis

El verano es la época propicia para que el niño sufra una otitis “de piscina”, llamada así porque la humedad y el calor son el caldo de cultivo para que se produzca una inflamación en el conducto externo del oído provocada por hongos y bacterias.

Para evitarla hay que recordar algunas sencillas medidas como secar bien las orejitas después del baño en la piscina o en el mar y mantenerlas siempre limpias y secas. Si fuera necesario, porque el bebé es muy propenso a las otitis, se le pueden colocar tapones de cera para proteger los oídos del agua.
10) Dedicarles tiempo

Por úlitmo, un consejo para los padres. Disfrutad de vuestros bebés y permitidles a ellos disfrutar de vosotros. Por lo general, el ritmo frenético de la vida cotidiana desciende en verano y las familias suelen tomarse unos días de vacaciones. Ya sea que tengáis la suerte de hacer un viaje o no, aprovechad a pleno las buenas condiciones que ofrece el verano para pasar tiempo de calidad con vuestros hijos y recuperar el tiempo perdido a lo largo del año.

Comentarios

  1. Es dificil cuando uno tiene bebes porque realemnte no sabe qué se puede hacer con él, qué actividades le gustan y son apropiadas, y más importante que nada, qué podemos hacer nosotros los padres para divertirnos u poco también. Según mi experiencia los Cruceros a Brasil son la mejor opción porque siempre hay actividades para los más chicos y también para padres, te lo cuidan y lo divierten y uno puede disfrutar tranquilo y sin culpa!
    Saludos
    Agos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.