Ir al contenido principal

Cuidado con las sobreestimulacion en los bebes

Pensar la sobre-estimulación implica en primer lugar hacer una clara distinción entre lo que es estimulación de lo que sería la sobre-estimulación.

La estimulación es aquello que la madre, a través de sus cuidados, contactos, miradas, palabras, juegos despierta en el bebé, que al nacer es prácticamente un puro cuerpo de reflejos. 
Con los primeros cuidados la mamá y el papá van estimulando en el recién nacido su capacidad de ir constituyéndose como un pequeño ser humano, perteneciente a cierta cultura, a un particular grupo familiar. Esto no es algo que el bebé traiga en forma innata; muy por el contrario, se irá construyendo gracias a los primeros vínculos.

Hablar de sobre-estimulación supone que habría cierta norma, cuota normal de estimulación necesaria y la posibilidad de superar esta medida standard. 
La pregunta es: ¿para qué?

Lo cierto es que uno se encuentra con bebés que se sientan temprano, que caminan y hablan en forma precoz, y otros que cuando son más grandes leen o escriben antes de lo habitual.
En todos estos ejemplos hay una variable temporal en juego, y en todos hay cierta idea de anticipación a lo esperado. 
Sin embargo esto no necesariamente implica hablar de casos de sobre-estimulación. 
Lo que sí podemos observar es que cierto orden lógico siempre se mantiene en el desarrollo. Más tarde o más temprano un bebé primero sostendrá la cabeza, luego se sentará, a lo mejor será un gateador o caminará directamente, recién después podrá correr, saltar, trepar.

La sobre-estimulación no se refiere a cuándo un niño hace tal o cual cosa, sino a cómo los papás piensan su desarrollo. Si los padres sostienen una posición de una constante sobrecarga de estímulos probablemente encuentren respuestas en función de éstos, pero esto no necesariamente implicará un crecimiento anticipado del bebé. 
Crecer no sólo remite a las conductas que el niño ejecute en relación con lo motriz o a la apropiación del lenguaje. También implica ir adquiriendo paulatinamente mayores grados de autonomía, independencia, capacidad de elección, posibilidad de resolución de situaciones conflictivas, etc.

Hay distintos modos en que puede manifestarse la sobre-estimulación:

•insistiendo constantemente para que el niño realice conductas que aún no ha logrado,
•comparándolos permanentemente con el desarrollo de otros bebés,
•con excesivos estímulos: juguetes, sonidos, consignas verbales, etc.

Sobre-estimulación sería, entonces, un modo particular de vincularse con los niños que de algún modo tapona su oportunidad de ir adquiriendo confianza en sí mismo y de aprender a generar recursos propios para enfrentarse al mundo que lo rodea.

Lo que este artículo intenta promover es una actitud crítica, reflexiva para poder pensar en que medida (como padres) somos o actuamos así. 
Queda claro que estimular al bebé no sólo es importante, sino indispensable para su crecimiento. 
El planteo es poder diferenciar aquello que le va a permitir crecer en un marco donde se fomente un espacio y un tiempo propio del bebé, de lo que lo limita.

Los invitamos a vivir y disfrutar el tiempo de ser padres y estar junto a sus hijos.




Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.