Ir al contenido principal

Como comunicarnos con el recién nacido

Tener un bebé y convertirse en mamá y en papá es una experiencia maravillosa e inédita, que invita a inventarse en este nuevo rol, es decir, brinda la oportunidad de ejercer la maternidad y la paternidad, poniendo un sello personal en la crianza y la educación de un hijo o una hija.

Esto no es tan sencillo si no estamos permeables a sentir y a pensar qué necesitamos y qué necesita de nosotros nuestro bebé en cada instante de su vida. Ya que a criar se aprende. No es un don que nos viene dado de manera natural, si bien tenemos tendencia a repetir modelos aprendidos nuestra propia historia como hijos y, en un principio, automáticamente, los ponemos en práctica.

Pero si podemos conectarnos con nuestro bebé, estar atentos, disponibles y amorosos, él irá mostrando abierta y especialmente lo que necesita y lo que siente en cada momento, y nosotrosr esponderemos de manera “original”.

A través de su llanto, sus gestos, sonrisas y movimientos de a poco se irá haciendo entender y tan sólo con mirarlo a los ojos descubriremos qué nos está pidiendo y qué le pasa o demanda.

El primer lazo de amor que establece el bebé es con su mamá. Cada caricia, cada upa, cada palabra o movimiento lo conecta en un encuentro irrepetible y especial. Nada le es ajeno. Pero, a la vez, todo es nuevo para él. Su único referente “conocido” es su mamá, a la que siente como parte de sí mismo. Aun no puede reconocerse diferente. Madre e hijo son una misma persona y están muy unidos.

Estos primeros momentos son de mucha fusión, encuentro y necesidad mutua de estar muy juntos.

Es importante darle lugar a esta necesidad que es vital para ambos. De a poco irán conociéndose y con el tiempo podrán comprenderse más fácilmente y diferenciarse.

Un bebé siempre es sensible a los tonos de voz, las miradas, las presencias, los olores. Vive y piensa a través de sus sentidos sumamente agudizados luego del nacimiento. Este estado de tanta conexión lo mantendrá en la medida que su entorno lo permita y lo favorezca.




La comunicación con el bebé
¿Cómo podemos ayudarlo a establecer la conexión con nosotros? Convirtiéndonos primeramente en sus decodificadores personales. Prestándole palabras a sus sentimientos aún difíciles de expresar. Ayudándolo a que se sienta amado, comprendido, satisfecho, cómodo, cuidado, protegido y respetado en sus necesidades.


La intuición y el sentido común de la madre serán los instrumentos principales para favorecer esta función, más que la razón y el pensamiento. Es la conexión corazón a corazón, cuerpo a cuerpo, la que marca el ritmo de los encuentros entre la mamá y su hijo. Estas primeras experiencias irán modelando las futuras.



Las acciones básicas que favorecen el vínculo en el primer año de vida beben estar centradas en:
Aprovechar toda actividad de la vida cotidiana para favorecer el encuentro y el contacto con el bebé, como la hora de la alimentación, la higiene, el baño, el tiempo de ir a dormir, etc.
Hablarle, cantarle, es decir, buscar relacionarse a través de sus conductas.
Dejarse conocer por el bebé: que nos toque, nos tire del pelo, nos descubra, nos reconozca.

Los bebés conocen a través de su boca, cuando chupan, cuando muerden. A medida que el bebé crezca, su participación será cada vez más activa. Pero al principio debe ser la mamá o quien ocupe la función materna y quien la favorezca.

Es conveniente darle un entorno estable organizado y previsible; que la rutina, de a poco, con paciencia y tolerancia, pueda ir instalándose en casa.

Esta organización familiar lo ayudará día a día a darle sentido a su vida, y pasar del caos natural con el que viene al mundo a vivencias nuevas, conocidas, placenteras y enriquecedoras. Luego esperará que se repitan y las buscará. Y esto lo tranquilizará.

Los bebés se comunican al principio sin palabras, a través de gestos y actitudes, que transmiten lo que sienten y también comprenden lo que su mamá siente. Están en completa sintonía.

Por eso es importante revisar cómo estamos, cómo nos sentimos luego del nacimiento, y durante los primeros días, cuando llegamos con el bebé a casa.

Si estamos desbordadas o contenidas; asustadas o tranquilas; tristes o felices; fuertes o débiles. El propio autoanálisis de la mamá hará que el bebé reciba saludablemente desde su sensibilidad a flor de piel todo el impacto emocional que la madre puede experimentar.

Para generar este acercamiento al ideal de este primer vínculo, necesitamos sentirnos contenidas, queridas y acompañadas. Tener con quien expresar nuestras emociones, a veces contradictorias, que de a poco se irán estabilizando.

Esta cadena de amor y comprensión facilitará los momentos de contacto con el bebé y convertirá a cada uno de ellos en un “gran encuentro”.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.