Ir al contenido principal

Como aliviar el dolor de encía en los bebes


Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia.
Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor.
¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición?
Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino:
  • Babea más de lo normal
  • Quiere morderlo todo
  • Sus encías se ven hinchadas y un poco más rojas
  • Está irritable por algunos días, o incluso semanas
  • Llora más que antes
  • Tiene problemas para dormir con regularidad
  • Se desordena en las comidas
Antes se decía que la salida de los dientes provocaba fiebre y diarrea en los bebés. ¡Falso! Puede ser que le suba un poco la temperatura, pero si tu bebé tiene alguno de esos dos síntomas, o incluso si está demasiado irritable, deberías llevarlo al pediatra.
Por lo demás, es normal que tu bebé se sienta un poco incómodo y no debes asustarte. Ponte en su lugar e imagínate que te están saliendo unas cosas raras y duras en medio de la boca, que hacen que tus encías se vuelvan sensibles, se hinchen y hasta te duelan un poco. Evidentemente esa molestia permanente no te deja dormir, te quita las ganas de comer y termina por provocarte mal genio.
Cada vez que tu bebé llora, es como si te estuviera diciendo “¡mamá, papá… algo me molesta y no sé qué es!
¿Cómo puedes calmar esa molestia?
  • Frótale las encías con tu dedo limpio o con un paño húmedo que hayas metido al refrigerador durante 30 minutos. Eso le ayudará a refrescar las encías y aliviar un poco la molestia.
  • Dale algo para morder, es la mejor estrategia. Los aritos de goma que venden en muchas tiendas son una buena opción, y mejor aún cuando están fríos. Pero evita los que tienen líquido adentro pues pueden romperse fácilmente, y no los congeles demasiado pues pueden lastimarle más las encías.
  • Límpiale la saliva frecuentemente con un pañito suave para que no se le irrite la piel y le aumente las molestias.
  • Si tu bebé ya está comiendo algo más que la leche materna o el biberón (la botella), dale alimentos fríos como compotas o yogurt.
  • Si tu bebé está demasiado irritable y llora demasiado, pregúntale al pediatra si le puedes dar alguna medicina como acetaminofén (Paracetamol, Tylenol) o ibuprofén (Advil) para calmarle el dolor. No es recomendable que le des aspirina, y tampoco que le untes medicamentos en las encías pues puede tragárselos con su saliva antes de que le hagan efecto en las encías.
Puede ser que tú y tu bebé pasen algunas malas noches y que te preocupe verlo sufrir. Pero piensa que el premio al final será maravilloso, ¡ver a tu hijo sonreír! Y que esos dientitos le permitirán comer en el futuro muchos alimentos que disfrutará y lo mantendrán saludable.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Natacion en los bebes, como practicarla

No hay nada más gratificante que practicar en familia actividades tan refrescantes como lanatación y los juegos acuáticos. Apetecibles, saludables, divertidos y sin límite de edad. ¿Y los bebés? Recordemos que la flotación es el primer ejercicio del feto en el útero de la madre rodeado de líquido amniótico. Aprovechar esta familiaridad con el agua reporta grandes beneficios en el desarrollo del niño. La natación es una actividad muy saludable para el organismo, que estimula a las personas tanto física como intelectualmente. Además, nadar es un ejercicio muy completo y terapéutico. Y una razón más para practicarlo: fortalece el sistema inmunológico. Cualquier elección es acertada, mar o piscina, siempre que se extremen las medidas de precaución y seguridad. Atención: no confiarse aunque los niños sepan nadar. ¡Feliz chapuzón!