Ir al contenido principal

Un juego que estimula a tu hijo


El rompecabezas se ha ganado fama de juguete educativo entre los padres.

Con algunos modelos, el niño machaca el nombre de los colores, los números, los animales y aprende geografía.

Cierto, pero con matices. “No hay juguete más educativo que otro, porque hasta un objeto tan simple como uno de madera enseña algo, aunque no tenga que ver con una materia concreta”, explica la especialista en juego Imma Marín.

Los conocimientos que transmite un rompecabezas quedan en un segundo plano, en opinión de los expertos, si se comparan con las habilidades que se trabajan cuando se consigue encajar una pieza con otra.
MCT/Direct
Cada vez que un niño agarra un pedazo del dibujo y lo coloca en su sitio ha entrenado sus dedos -la motricidad fina- para que más adelante sean capaces de coger un lápiz o de manejar herramientas; ha tenido que concentrarse para tratar de visualizar la imagen que intenta reconstruir; ha refinado su intuición y su razonamiento lógico para colocar las piezas en su sitio, resume Jordi Sapena, pediatra del centro médico Teknon.


Historia

Los propios orígenes del rompecabezas están detrás de que se le haya considerado un mero transmisor de conocimientos, sin tener en cuenta sus otros puntos positivos.


Se ha acordado que el primer rompecabezas nació en 1760 y que su padre fue el británico John Spilsbury, un fabricante de mapas de Londres.


MCT/Direct
Un buen día decidió montar una de sus creaciones sobre una tabla de madera y cortarlo a trozos siguiendo las fronteras de los estados de la época -era un mapa político, no físico-.

La obra se utilizó para enseñar geografía a los niños y se quedó como herramienta educativa hasta la década de 1820.
A partir de entonces dio un salto hacia el entretenimiento y el mundo adulto en particular.
Las disecciones de la Tierra dejaron paso a reproducciones de obras artísticas, hechos históricos o paisajes y escenas comunes.

Los rompecabezas eran entonces un juguete de ricos. Cada una de sus piezas se cortaba de forma individual y a mano y no fue hasta finales del siglo XIX que el cartón irrumpió como soporte del rompecabezas, hasta desbancar a la madera.
Su precio bajó y su dificultad aumentó con la moda de cortar las piezas muy pequeñas y justo en las líneas de transición de colores y formas.
MCT/Direct
Beneficios

Aunque en sus inicios solo estuviera al alcance de los más adinerados, el rompecabezas traspasa clases sociales y edades. Forma parte de la corta lista de juguetes que acompañan a la persona durante toda su vida y sirve como entretenimiento en solitario o en compañía, fomentando así la sociabilidad.


Sobre todo en personas mayores, el rompecabezas vuelve a entrenar las mismas cualidades que en niños. Cuando los dedos empiezan a perder habilidad, es hora de coger un rompecabezas de nuevo.


La imaginación, entendida como iniciativa propia para crear, es lo único que queda más apartado con el rompecabezas común.


Para los que no se conformen con reproducir, está el Tangram. Con sus siete piezas se puede dar forma a unas mil 600 figuras.


Se cree que lo inventaron en China en el siglo XIX y escritores como Lewis Carroll y Edgar Allan Poe se entretenían con él entre obra y obra.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.