Ir al contenido principal

Quitarle la leche al Bebe


A medida que va creciendo, el bebé se vuelve más autónomo desde el punto de vista alimenticio. Ello supone para la madre invertir menos tiempo en darle de comer, al menos teóricamente. 

La práctica demuestra, sin embargo, que cuanto más mayor se hace el niño más se incrementa su nivel de distracción con lo que le rodea.

Para desesperación de la madre, esta actitud del bebé dilata su atención a la cuchara. Esa dificultad se puede sortear manteniendo al pequeño en un rincón tranquilo, sin estímulos visuales ni auditivos que le distraigan, pues de lo contrario al poco rato protestará para demostrar que vuelve a tener hambre.

En una reunión de pediatras de todo el mundo expertos en alimentación infantil, celebrada en Viena (Austria) en septiembre de 2007, quedó claro que trastornos como la obesidad o la bulimia pueden estar relacionados con experiencias negativas vividas en la más temprana infancia, cuando las madres riñen a los pequeños por no comer bien.

Karl Heinz Brisch, jefe de la unidad de psicosomática y psicoterapia pediátricas en la clínica universitaria de Múnich (Alemania), dijo en el encuentro que la falta de contactos íntimos con la madre y de relaciones que el bebé percibe como seguras, podrían ser la causa de ese tipo de problemas, sobre todo entre los adolescentes. 



HASTA LOS SEIS MESES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda alimentar al bebé con lactancia materna el máximo tiempo posible. El mínimo exigible, según la entidad sanitaria universal, sería hasta los seis meses, a fin de consolidar las defensas inmunológicas del infante.

La popular supernanny británica, Jo Frost, recomienda en el libro-guía Ya eres mamá introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé entre los cuatro y los seis meses ya que, en su opinión, muchos niños no tienen suficiente con la leche materna antes de cumplir el medio año de vida. 

“Los alimentos sólidos deben introducirse de forma gradual –dice la experta- , con unas cuantas cucharaditas en una comida concreta para saber si al bebé le sienta algo mal o no le gusta el nuevo manjar”.    

El problema del mantenimiento de la lactancia materna es básicamente social. Los nuevos roles de la mujer en las sociedades mínimamente avanzadas, junto con cierto desconocimiento de algunos aspectos del tema, así como la paulatina desaparición de la familia patriarcal, impiden que este tipo de alimentación natural se alargue.

En España, por ejemplo, solo tres de cada diez mujeres mantiene la lactancia cuando su bebé ha cumplido los seis meses, según recoge el manual de lactancia De la teoría a la práctica, editado por la Asociación Española de Pediatría.

El 80% de las españolas decide amamantar a sus hijos cuando dan a luz, pero esta cifra disminuye al 68% a las seis semanas y al 52% a los tres meses, se dice en el manual.

El recuento estadístico revela que los motivos principales de este abandono, a pesar de la insistencia de los pediatras en que la leche materna es el mejor alimento para el bebé, están relacionados con el desconocimiento por parte de las mujeres de la técnica para amamantar correctamente y, en menor medida, con causas laborales. 



CUESTIÓN DE TÉCNICA

María José Lozano, profesora de pediatría de la Universidad de Cantabria (Norte de España),  rechaza la creencia de que hay mujeres que no tengan “buena leche” y no sean capaces de alimentar a sus hijos. 

La percepción, falsa en la mayoría de los casos, de que el niño no se está nutriendo bien se debe a un error de la técnica que impide al bebé obtener todo el alimento que necesita. 

“Si no se agarra bien al pecho, el niño solo accede a la leche inicial en la tetada, rica en azúcares y proteínas, pero no a la más rica en grasa”, recuerda la pediatra.

Entre los beneficios de una lactancia prolongada, además de los nutricionales, figuran las defensas ante infecciones que proporciona y el consiguiente ahorro en el gasto sanitario que ello conlleva. Además protege en la época adulta de patologías como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares y mejora el desarrollo cognitivo del niño. 

Para la madre, además de reforzar el vínculo afectivo con su hijo, disminuye el riesgo de hemorragias tras el parto, así como de padecer osteoporosis y cáncer de ovario y de mama. 

El presidente de la Asociación Española de Pediatría, Alfonso Delgado, subraya de su lado que, con el fin de que la lactancia se afiance es “muy importante” que en las primeras semanas se dé el pecho cuando lo pida el niño, entre ocho y 10 tomas diarias, aunque esto no significa amamantarlo “cada vez que llore”. 

En caso de que el niño no consiga nutrirse lo suficiente no queda otro remedio que recurrir a la alimentación artificial, si bien, según recuerda Delgado, “por mucho que se avance, dista muchísimo de las ventajas de la leche materna”.

Tras la etapa de la leche, ya sea materna o artificial, como único alimento, hay que iniciar el proceso de familiarización del bebé con los alimentos sólidos. 

Lo más adecuado es mezclar la leche, o bien agua hervida y enfriada, con cereales infantiles, preferentemente de arroz porque no suelen provocar alergias. Los que proceden de trigo o maíz en cambio pueden provocar reacciones alérgicas.

Una vez comprobado que el niño no rechaza las primeras cucharaditas de leche o agua hervida mezcladas con los cereales, habrá que esperar un tiempo de adaptación mínima (dos o tres semanas) antes de pasar a las papillas o preparados alimenticios infantiles.

La Asociación Internacional de Pediatría recuerda que, en esa nueva fase de alimentación del bebé, hay que evitar los siguientes productos en la elaboración de las comidas:

-       Azúcar

-       Sirope de maíz

-       Miel

-       Sal

-       Huevos

-       Zumos sin pasteurizar

-       Cítricos

-       Mariscos

-       Leche de vaca

-       Semillas y frutos secos

-       Tomates, fresas y frambuesas

Estos productos están descartados, bien porque pueden producir peligrosas alergias al bebé, bien porque no son aptos para su sistema metabólico aún inmaduro.

Comentarios

Popular Post

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.