Ir al contenido principal

Juguete muy bueno para bebe

Poder gozar la alegría de los niños no tiene precio. Semanalmente, trato de visitar a mis sobrinos ya que ellos me traen gratos recuerdos de tratar con niños pequeños ya que los míos están grandes.
Cuando llego de visita, se me tiran encima gritando “Tía, tía”. Soy sinónimo de diversión. Ellos saben que yo siempre traeré una idea, alguna actividad, ¿cuál será la sorpresa del día de hoy? Resulta que una tarde mientras que los cuidaba abrí el clóset y me encontré con una bolsa de muchas bolitas de colores, de esas como las que encontramos en los restaurantes como McDonald y Burger King.

Preparé el ambiente, les dije que tenían que recoger los juguetes que estaban en el suelo y que venía una fiesta de pelotas. ¡Música maestro! ( la “nana” que sabe cuales son mis canciones favoritas, nos deleitó de esa música con ritmo infantil).

Muy atentos a mis instrucciones, estaban los tres parados esperando la señal. Y dije: “Señoras y señores, con ustedes tenemos la fiesta de colores, la fiesta de las pelotas voladoras”. ¡He abierto el paquetón de pelotas y que alegría, saltos, gritadera, era un carnaval de felicidad. Tiraban bolas, las movían, las empujaban, las correteaban, tremendo relajo...!

Cuando me percaté que ya le habían perdido las ganas empecé con otro juego y decía “Ahora, vamos al mercado” y agarraba bolsones con tirones y empezaba a llamar: “pelotas, pelotas, vendo pelotas, gracias caballero” (ellos mismos recogían las pelotas y me las daban).

Estábamos recogiendo, pero a la vez jugábamos al baloncesto tratando de meter en la canasta, contábamos las pelotas, recitábamos el abecedario.
Era divertido ver hasta la pequeña de 18 meses cargando un bolsón y cada vez que se agachaba a recoger una, se le salían el resto de las bolitas de la bolsa. Fue una tarde inolvidable.

Por supuesto, los niños empiezan a asociar. Llegué ayer y me dijo el segundo, “Tía, las pelotas”. “Perfecto”, le dije pero primero tienes que cenar. Era la hora de la cena y lo estaban llamando a comer. El pequeño que batalla todos los días para comer, esa tarde, se comió toda la comida.
Cuando terminó, salió corriendo en mi búsqueda, diciendo: “ya terminé” y le dije: “¿y las manos?”, y salió corriendo al baño haciendo lo que le pedía indirectamente.
Llevamos una vida tan ocupada, pero hay que hacer espacio para el juego.
Jugar es una experiencia educativa, que conlleva el manejo de una lluvia de emociones, felicidad, alegría, frustración y todas oportunidades para educar.
Estoy segura que esa bolsa en la Avenida B fue muy económica, pero el valor agregado de las emociones experimentadas de mis sobrinos, verle los rostros de contentura, gozar con ellos las risas y la saltadera. 
Esa felicidad es contagiosa. Cuando me fui, no sólo gozaron ellos, yo lo gocé parejo y eso vale más que nada en este mundo.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.