Ir al contenido principal

El sol y los niños

Sol y niños, hay que tener precaución al exponer a niños y bebés a los rallos del sol. No solo la piel, los ojos también pueden sufrir quemaduras al exponerse al sol.  
niños al sol
Todos los años cuando se acerca el buen tiempo se inician las campañas para alertar del cuidado de la piel antes de exponerla al sol. Pero no hay que olvidar que los ojos también pueden sufrir si están expuestos al sol sin la protección adecuada.
Según la American Optometric Association (AOA), una exposición excesiva a los rayos UV del sol se relacionaría con diversos problemas visuales como las cataratas relacionadas con el envejecimiento, la pterigion, la fotoqueratitis, los cambios degenerativos en la córnea etc.
Estos trastornos pueden causar desde visión borrosa, irritación, enrojecimiento, desgarro, hasta perdida temporal de visión y en algunos casos también ceguera. Se habla mucho de la protección solar de la piel, pero menos de la protección solar de los ojos.
Según Gregory Good de la  American Optometric Association, los ojos se han de proteger del sol. La protección puede ser tan sencilla y económica como usar una gorra o sombrero, unas gafas de sol adecuadas que absorban la radiación UV”
sol y niños 
La American Optometric Asocciation recomienda sobre las gafas de sol:
  • Proteger  a niños, bebes y toda la familia ante la exposición al Sol.Comprar gafas de sol de calidad con buena protección UV. Deberían bloquear el 99% de la radiación UV-A y UV-B y eliminar entre el 75 y el 90% de la luz visible.
  • Usar siempre gafas de sol con protección adecuada cuando se exponga a la radiación UV aunque esté nublado o sea invierno.
  • Comprar lentes de color gris. Reducen la intensidad de la luz sin alterar el color de los objetos y ofrecen una visión del color más natural.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.