Ir al contenido principal

Como hacer para que los bebes dejen el chupete


El chupete es todo un símbolo para los niños. Se trata de su primera posesión, su primer acompañante siempre fiel y un objeto muy preciado por la calma que otorga a su dueño. Por ello, desprenderse de él es un paso difícil para el lactante.
El uso de los “tetes” responde a la necesidad de calmar el deseo de succión del bebé. Algo que se origina ya en el útero materno y que persiste durante el primer año de vida del niño.
Sofocar este deseo es fundamental en los primeros meses del bebé, pero es un error alargar el tiempo de uso de los chupetes más de lo necesario pues también tiene sus desventajas.
Por ejemplo, puede inferir en la lactancia, pues no se sigue el mismo patrón de succión con el chupete que con el pecho de la madre. Puede provocar deformaciones dentales o del paladar que habrá que corregir con los años. También favorece la aparición de caries debido a la permanencia en la tetina de restos alimenticios.
MCT/Direct
Incluso puede llegar a provocar infecciones intestinales o de oído, pues el chupete facilita el paso de bacterias de la nariz y la garganta al oído medio.
¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO?
Aunque ni los propios especialistas se ponen de acuerdo con la edad aconsejable para dejar este vicio infantil, al menos todos coinciden en una idea: el niño debe haber abandonado su uso cuando comience a ir a la escuela o guardería.
Dejar el chupete entre el primer y segundo año de vida es lo más recomendable.
Como mucho, prolongar su compañía hasta los tres años.
En cualquier caso es importante que este paso no coincida con ningún otro acontecimiento decisivo de la vida del niño como el nacimiento de un hermano o el abandono de los pañales.
MCT/Direct
Este es un proceso complicado para tu bebé, por lo que debes concienciarte de que has de ayudarlo a dejar el chupete sin traumas y de forma voluntaria. Tu pequeño y tú podéis conseguirlo juntos.
¿QUÉ HACER?
Para lograr que el niño abandone esta costumbre hay que reducir los ratos que pasa con el “tete” hasta que sólo lo utilice para dormir. Esto puede hacerse proponiéndole al crío metas que después tendrán su premio.
Igualmente, podemos hacer uso de la reafirmación positiva, que es eficaz en niños mayores de un año.
Es decir, cuando se comporte maduramente y consiga pasar ratos sin el chupete, felicitarlo y darle un extra de mimos, con frases del tipo “¡que mayor eres!”.
MCT/Direct
Al dormirse, quitarle suavemente el chupete para que pierda la costumbre de tenerlo todo el tiempo en la boca.
Hay que guardar los chupetes, que el niño no los tenga a la vista. Cuando te lo pida, no debes dárselo aunque llore. Lo mejor es intentar distraerlo o llamar su atención hacia otra cosa.
El premio no puede ser el propio chupete. Si el niño consigue dejarlo a ratos no vuelvas a dárselo, ni siquiera para calmar rabietas provocadas por otros hechos como una reprimenda o una caída jugando que le haga llorar.
Por último es importante que tengas paciencia.
No caer en la desesperación ante posibles fracasos. Esta es una etapa más del crecimiento y madurez infantil y el niño necesita comprensión para alcanzar la meta final. Tú puedes ser su mayor estímulo para llegar a ella.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.