Ir al contenido principal

Como evitar la depresion postparto

Un estudio publicado por el British Journal of Psychiatry busca los factores genéticos de la depresión posparto, un factor que tiene que ver con los factores hormonales y que es diferente a los que actúan en otros tipos de depresión.
La conclusión principal del estudio, llevado a cabo por un equipo multicéntrico de siete hospitales españoles, es que “la depresión posparto desde un punto de vista genético parece tener un mecanismo diferente al que actúa en otros tipos de depresión, debido a la interacción de dichos genes con los cambios hormonales que se producen en el posparto”, explica Julio Sanjuan, profesor titular de Psiquiatría de la Universidad de Valencia y jefe de uno de los grupos de investigación de la red española de investigación en salud mental CIBERSAM.
Sanjuan, coordinador e investigador principal del proyecto y otros 24 especialistas son los autores del trabajo publicado el pasado día 1 de noviembre por el British Journal of Psychiatry. Se trata del primer estudio que busca los factores genéticos de la depresión posparto, dolencia que, sin embargo, sí se ha estudiado ampliamente desde el punto de vista psicosocial.
Especialistas de los hospitales Clínico de Barcelona, Concepción de Madrid, Clínico de Valencia, Carlos Haya de Málaga, Pere Mata de Reus, Son Dureta de Palma de Mallorca y Parc Tauli de Sabadell, analizaron para este estudio el comportamiento de mil 804 mujeres españolas en el momento del parto, a las ocho semanas y a las 32 semanas de dar a luz.
Estas mujeres, con una media de edad de 31.7 años (entre 18 y 46), no presentaron antecedentes depresivos durante el embarazo, un 68% tenían trabajo, un 9% eran amas de casa o estudiantes, un 12% desempleadas y un 12% estaban en baja médica.
Un 32% tiene estudios primarios, un 41% secundarios y un 27% universitarios.
Este trabajo desarrollado entre diciembre de 2003 y octubre de 2004, es el primero de una amplia investigación en curso de los mecanismos biológicos y sociales de la depresión posparto, para la que el Instituto de Salud Carlos III ha dado una amplia financiación.
GENES 'BUENOS' NI 'MALOS'
Según la investigación, la diferencia desde el punto de vista genético entre una depresión normal y la que se produce en el puerperio estriba en que “las variaciones de algunos de los genes que regulan la serotonina (neurotransmisor responsable del estado emocional), que se ha asociado repetidamente al riesgo de padecer depresión, son variaciones protectoras para la depresión posparto”.
Esto supone “un importante cambio de paradigma en los estudios de genética psiquiátrica”, porque a partir de este estudio -subraya el investigador- “se sugiere que no hay genes 'buenos' o 'malos' para la depresión, sino que pueden facilitar el riesgo o ser elementos protectores dependiendo de las interacciones hormonales”.
En la práctica, -explica Sanjuan- “se abre, por primera vez, la vía a un diagnóstico precoz, desde el punto de vista genético, en el reconocimiento de las mujeres en riesgo de depresión después del parto, lo que puede facilitar un tratamiento preventivo individualizado”.
Se vislumbra una vía para que el remedio no solo sea el apoyo social, sino que “en un futuro, a través de un pequeño test genético, se pueda suponer qué mujeres van a tener más riesgo y van a necesitar un tratamiento preventivo antidepresivo o alguna terapia de apoyo tras el parto”.
Porque -asegura- “se trata de un tema de primer orden, desde el punto de la vista de la salud pública, y no tenemos instrumentos buenos de detección”.
CULPABLES DE NO SER FELICES
Precisamente el de la detección es uno de los principales problemas porque, “en un 50% de los casos, las mujeres con depresión posparto no son reconocidas, no se identifican, no son tratadas, por lo que pueden caer en estados depresivos graves, que pueden acabar incluso en el suicidio”, asegura el doctor.
Y la duración de esta enfermedad, que aparece entre el mes y los cuatro meses desde el nacimiento del niño, depende en gran medida de si se trata o no.
“El problema es que estas mujeres que deberían estar felices por tener un hijo, se sienten muy culpables por no estarlo. Esto hace que el cuadro se agrave. Piensan que no pueden cuidar al niño suficientemente bien y se culpabilizan por ello”.
Entonces se forma el círculo: no piden ayuda, porque son incapaces de reconocer que están mal y el cuadro se agrava afectando también al niño.
“Los niños con madres deprimidas pueden sufrir efectos graves de retraso emocional, en el desarrollo del lenguaje, en el momento de empezar a andar, y sobre todo en un fenómeno fundamental que es el grado de apego”, asegura el doctor.
“Una mujer depresiva no hace ese fenómeno de apego”, de vínculo, y eso desde el punto de vista del desarrollo emocional del niño es “muy necesario” porque “un niño que ha vivido en una situación de abandono o de no apego puede tener un trauma”.
Hay estudios que han hecho seguimientos a esos niños y han demostrado que arrastran ese trauma a lo largo de su vida.
NO ES UN BAJÓN DE ÁNIMO
El perfil de la mujer con depresión posparto es de una persona con antecedentes de haber sufrido otras depresiones, con rasgos de neuroticismo; entorno con un bajo apoyo social; con acontecimientos negativos después del parto como discusiones familiares, cambio de casa, problemas en el trabajo y que tenga un genotipo dentro del transportador que disminuya sus niveles de serotonina.
Este especialista recomienda diferenciar la depresión con un fenómeno que se denomina baby blues que aparece a la semana del parto y que afecta a entre el 50 y el 80% de las mujeres.
“El blues no se puede considerar un fenómeno patológico, es un bajón de ánimo muy corto, y lo más frecuente es que remita a las semanas sin necesidad tratamiento”, afirma Sanjuan.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.