Ir al contenido principal

Como Evitar el Estres a un Bebe

Si un recién nacido se pone a llorar dos horas después de haberle dado de comer, o al poco de haberle cambiado el pañal, no suele ser por capricho, sino porque tiene necesidad de algo.

El llanto es la manera innata de comunicarse del bebé y de la intuición de los padres dependerá la correcta interpretación de esas necesidades que está demandando. 

A partir del año de vida, en cambio, los llantos pueden ser consecuencia de una simple necesidad de llamar la atención, por lo que los pediatras recomiendan en esos casos esperar a que el infante se calme procurando mientras tanto hablarle serenamente y con dulzura.

PROCESO DE HABITUACIÓN

Puede que el niño de pocos días o semanas llora porque tiene frío, o mucho calor, o se siente agobiado por alguna circunstancia externa, o bien porque le duele algo. No debe olvidarse que el nuevo ser está en proceso de habituación a su nuevo ámbito fuera del útero, donde llevaba una existencia feliz y relajada. Este proceso provoca no obstante más tensión en unos bebés que en otros. 

Aunque la genética cobra una relevancia especial, existen otros factores determinantes del estrés que pueda evidenciar un recién nacido en esas primeras semanas de existencia, relacionados fundamentalmente con el ámbito y el ambiente que le rodean. 

Por ejemplo, el ruido puede constituir un elemento fundamental de perturbación en esa época de adaptación tan delicada. Sin embargo, la medicina ha avanzado en la prevención de este fenómeno perturbador. 

Los recién nacidos que se encuentran ingresados en algunas unidades neonatales, como la del hospital Materno Infantil de Granada (sur de España) cuentan desde hace pocos meses con un nuevo elemento: la “oreja electrónica”, que vela contra el ruido y ayuda a los neonatos a reducir el estrés que podrían sufrir durante su estancia en el centro médico. 

Se trata de un sonómetro, con forma de oreja, que advierte e informa del nivel de decibelios que se registra en las salas de las incubadoras. 

Según explicaron a EFE los sanitarios que atienden a estos pequeños de pocos días de vida, apartarles de molestos e inadecuados ruidos puede favorecer, y así lo demuestran distintas investigaciones, un correcto desarrollo neurológico. 

Esta “oreja electrónica” indica, al igual que hacen los semáforos, a partir de luces de color verde, ámbar o rojo los distintos niveles de ruido que se registran en las unidades de neonatología y muestra un mensaje de “precaución” si se superan los índices considerados “nocivos”. 

El aparato, denominado técnicamente “Soundship”, alerta de los ruidos perjudiciales para los bebés procedentes de máquinas o ventiladores y que el adulto no detecta. También el sonómetro se pone en “rojo” cuando las personas que se encuentran en la sala elevan en exceso su tono de voz. 

Sin embargo, en el caso de bebés acostumbrados a los típicos ruidos domésticos desde que llegan a su casa no hay mejor opción para que duerman plácidamente que el zumbido de fondo de una secadora o de una aspiradora, o los sonidos de una televisión.

NANAS Y PASEOS

En caso de que el parto del niño haya sido perfectamente normal y la estancia de éste en el hospital no haya pasado de los tres o cuatro días reglamentarios hay que procurar sustituir la “oreja electrónica” por un modelo de actuación que ayude a lograr la tranquilidad del bebé.

Una vez descartada la posibilidad de que el bebé tenga hambre y de que hemos comprobado que el pañal no está sucio, al bebé hay que calmarlo –salvo si el llanto obedece a que le duele algo– al estilo de la vieja guardia, como hicieron nuestros padres y nuestros abuelos. Lo que hoy se llama “ejercitar el lenguaje corporal”.

En una primera secuencia hay que pasearle, mecerle y darle palmaditas en la espalda. Tanto la madre como el padre deben hablarle mientras le acunan con alguna canción suave. 

Tras los arrullos, a veces basta entonces con arroparle convenientemente para que se calme. 

Es muy importante también acercar la oreja del bebé a la zona del corazón de la madre, pues está acostumbrado a escucharlo desde que estaba en el útero.    

En la unidad de Neonatología del Hospital Universitario de Canarias (España) se utiliza una terapia basada en nanas que tienen como fondo el sonido de los latidos del corazón y que, según la experiencia contrastada hasta la fecha, ayudan a disminuir el estrés de los recién nacidos prematuros. 

La pedagoga y presidenta de Prematuros Sin Fronteras, Elena Melián, indicó a Efe que esta terapia se aplica, a propuesta de esta asociación, en varios hospitales estadounidenses, como el Children's Hospital Center de Akron (Ohio), donde se ha constatado que bebés nacidos entre las 25 y 30 semanas de gestación mejoran su estado con esta terapia musical. 

Melián aseguró que a estos niños les daban el alta un promedio de doce días antes que a los bebés que no habían escuchado la música. 

El seguimiento de unos 70 prematuros sometidos a esta terapia en el centro médico referido permitió determinar que sus frecuencias cardiacas y respiratorias se estabilizaron y aumentaron las saturaciones de oxígeno. Por otro lado, esta terapia favoreció el sueño de los neonatos que se mostraron menos irritables y  manifestaron menos rabietas. 

Esta terapia basada en nanas suele durar entre 15 y 20 minutos y se suele aplicar dos veces al día introduciendo un pequeño altavoz dentro de las incubadoras, así como en el sonido ambiental para que puedan recibir sus beneficios aquellos bebés que están en cunas térmicas o convencionales.

Comentarios

Popular Post

Como aliviar el dolor de encía en los bebes

Algo le está incomodando a tu bebé… llora, no se calma con nada, casi no puede dormir, y tú no sabes por qué. Tu bebé tampoco lo sabe, pero puede ser que sus primeros dientes están por salir y le están molestando las encías. En Vida y Salud te contamos algunas señales para identificar esta situación a tiempo y ayudarle a tu hijo a calmar su molestia. Parece irónico, pero la dentición, el proceso que le permite a tu hijo tener esa linda sonrisa que alegrará tu vida, puede ser doloroso, especialmente al principio. Entre los 4 y los 7 meses de edad, cuando los primeros dientes empiezan a abrirse paso a través de las encías, tu bebé puede sentir incomodidad y algo de dolor. ¿Cómo sabes si tu bebé está empezando la dentición? Aunque no le sucede igual a todos los bebés, algunos muestran las siguientes señales de que sus primeros dientes están en camino: Babea más de lo normalQuiere morderlo todoSus encías se ven hinchadas y un poco más rojasEstá irritable por algunos días, o incluso semanasLlo…

Dientes precoces o tardíos

Dientes precoces o tardíos, uno o varios a la vez... No existe un patrón preestablecido para la aparición de los primeros dientes de un bebé, pero a menudo supone un pequeño mal trago para el retoño y sus padres. Y decimos "a menudo", porque seguro que habrás conocido a alguna madre que presuma de que sus hijos "ni se enteraron" del comienzo de la dentición. ¡Qué suerte!
Los primeros dientes del bebé, por lo común, hacen acto de presencia entre los cuatro y los siete meses de vida, aunque esto tampoco es una verdad inamovible, ya que el factor genético influye en esta cuestión.
Si tú o tu pareja tuvieron una dentición precoz o tardía, es probable que a tu bebé le ocurra lo mismo.
Los hay que cumplen un añito y siguen desdentados. Si este es tu caso, no te preocupes: seguro que el pediatra ya te ha asegurado que tu bebé dispondrá de una fantástica dentadura tarde o temprano.
Lo habitual es que los primeros dientes en "romper" sean los dos incisivos inferio…

El cerebro del bebe

Un equipo del Clinical Sciences del Imperial College de Londres ha utilizados resonancias magnéticas funcionales en 70 bebés para ver qué ocurre en sucerebro en estado de reposo. Los resultados se han publicado en la revista Jounal Proceedings of teh National Academy of Sciences.   Los bebés tenían entre 29 y 43 semanas de desarrollo. Desde prematuros a bebés a termino, estos bebés estaban recibiendo tratamiento en la Clinical Sciences del Imperal College y sus padres autorizaron el estudio. En el estudio vieron como desde las 29 semanas del bebé a los bebés ya a termino (de 40 semanas o más) se han producido cambios.  Sus cerebros tienen una serie de redes ya formadas. El cerebro adulto posee una serie de redes que están constantemente activadas aún cuando la persona está en reposo. Los investigadores encontraron esas mismas redes del cerebro adulto en los bebes a término.